La Contraloría Distrital le dio el visto bueno al presupuesto de 2008

El Contralor Distrital, Óscar González, destacó que las cifras se ajustan a la realidad, aunque sí le hizo algunas observaciones al presupuesto que este miércoles debe ser aprobado en la comisión que lo discute en el Concejo de la ciudad. <p>&nbsp;</p>

Arana, afirmó que la estimación del presupuesto anual para el próximo año, por $12,96 billones, se ajusta a la normatividad legal y está acorde con las previsiones macroeconómicas, que tienen un crecimiento en términos reales de 1,3% frente al 2007.

No obstante, manifestó que los recursos proyectados para inversión por un valor de $5.2 billones, no serán suficiente para alcanzar lo establecido en el Plan de Desarrollo Bogotá Sin Indiferencia, pues además de venir con atrasos en su cumplimiento, el próximo año el proceso de armonización implicará que alrededor del 60% de este rubro se le asigne al nuevo plan, que deberá presentar el nuevo Alcalde Mayor y que regirá a partir de junio.

El pronunciamiento señala que desde el punto de vista macroeconómico, las cifras de presupuesto de Bogotá son coherentes con los supuestos establecidos para la Nación dentro de un escenario de crecimiento económico, de empleo y con el entorno internacional. Es decir, que los montos calculados para el 2008 están dentro de las previsiones del comportamiento esperado de las variables económicas.


De otra parte, González Arana resaltó que las proyecciones muestran que en el corto y mediano plazo la deuda pública de la ciudad es sostenible y hay espacio para la adquisición de nuevos créditos, sin afectar la estructura financiera del Distrito.

Específicamente sobre el tema del Metro, dijo que aún es prematuro analizar su impacto financiero, pues en el 2008 apenas se iniciarán los estudios de viabilidad e implementación, pero lo que sí está claro es que debe ser una decisión irreversible ya adoptada por los contribuyentes que impactará positivamente la productividad de la ciudad.

Es de destacar que contrario a la tesis nacional, Bogotá sí muestra disciplina tributaria y va en contravía de la denominada pereza fiscal que afecta a la mayoría de municipios del país. Este activo es necesario mantenerlo evitando la problemática que se presentó recientemente con la fallida actualización catastral, pues puede minar la confianza de los contribuyentes en la administración.

Igualmente, el Contralor recalcó que es necesario crear mecanismos de estímulo a la industria para que se mantengan en Bogotá y no migre a los municipios vecinos, dado que esto repercute en el recaudo del impuesto de industria y comercio que es el que proyecta un mayor dinamismo.

El Ente de Control considera que los montos proyectados son viables, sin embargo es necesario que el Distrito mejore la gestión presupuestal con el fin de garantizar que se de una ejecución efectiva, que permita el cumplimiento de las metas propuestas y así dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía.

Finalmente, comentó que Bogotá sigue pasando por un buen momento en sus finanzas, pero queda como tarea que la nueva estructura administrativa le dé mayor agilidad a la gestión y mejore la coordinación y los tiempos de ejecución para materializar oportunamente las políticas publicas en beneficio de la ciudadanía.