Contraloría le hace duras críticas al sistema de salud de Bogotá

Miguel Ángel Moralesrussi, contralor de Bogotá, realizó un recorrido por ocho hospitales de la ciudad con el fin conocer de primera mano la atención que presta la red hospitalaria de la capital, a la que le encontró múltiples fallas.

El reporte oficial del funcionario asegura que en los Hospitales que visitó el viernes pasado encontró “hacinamiento, usuarios inconformes, falta de oportunidad en la asignación de citas, fallas en la comunicación entre la red hospitalaria originada en los radio operadores, lo cual pone en peligro la vida de los pacientes y ausencia de un coordinador o gerente encargado de turno”.

Los hospitales que hicieron parte del recorrido fueron el de Engativá, Meissen, Vista Hermosa, San Blas, la Victoria, Santa Clara, Kennedy y Simón Bolívar.

Por esta razón, el Contralor anunció que el Ente de Control adelantará una auditoría de gestión a los resultados de estas instituciones y un seguimiento permanente a las acciones que se llevarán a cabo en los próximos cuatro años, especialmente a las relacionadas con la contratación, atención al usuario, facturación y cartera.

Por su parte, el secretario de salud, Héctor Zambrano, aseguró que reconoce las falencias y que la entidad está dispuesta a recibir las apreciaciones de la Contraloría.

"Celebro el ejercicio que realizó el Contralor. Es importante saber que ya se iniciaron las investigaciones pertinentes sobre los casos expuestos por el Dr. Moralesrussi y se tomaran las medidas", dijo en dialogo con Elespectador.com.

El Secretario aseguró que todos los días el Distrito, que recibe más de 1.395 urgencias diarias, trabaja para que no exista ni el más mínimo error, "la salud debe funcionar como un reloj", agregó.

Uno de los casos relatados por el mismo contralor ocurrió en el Hospital de Meissen, donde un bebé de tres meses no había podido ser  trasladada a una Unidad de Cuidados Intensivos pediátricos porque no había comunicación a través del radio operador con los demás hospitales.

“Además encontramos una situación de hacinamiento total. Las máquinas están sostenidas con ladrillos, las paredes tienen humedad, no hay espacio suficiente para la atención y se encontró el caso de un herido con arma blanca que se quería ir sin pagar y discutió fuertemente con los celadores porque no lo dejaban salir”, agregó.

También calificó como dramático el trámite que tienen que seguir los usuarios para sacar una cita médica, “por ejemplo en el Hospital de Engativá a una señora que le tocó llegar a las cuatro de la mañana y se la dieron para ocho días después”, señaló Moralesrussi.