Corte Constitucional ‘tumbó' los muros de la infamia

Ahora, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) deberá desmontar las vallas en las cuales aparecían los rostros de los condenados por delitos sexuales sobre menores de edad y suspender la exhibición de los mismos por televisión.

Según estimó la Corte, tales avisos afectan la dignidad, el buen nombre y la intimidad de los condenados por delitos sexuales sobre menores, además de exponer a los niños víctimas de tales abusos, a una segunda victimización al tener que confrontar nuevamente el rostro de su agresor.

El presidente de la Corte, Magistrado Rodrigo Escobar Gil, expuso los anteriores argumentos para tumbar el Proyecto de Acuerdo que se había aprobado en el Concejo de Bogotá, por medio del cual se ordenaba la publicación en vallas de los todos los condenados por violación a menores de edad. Se aprobó la colocación de un aviso de este tipo en cada una de las localidades de la ciudad.

Además, la Corte estimó que exponer en público la imagen de los sujetos violadores, que en la mayoría de los casos vienen del seno del hogar o personas cercanas al mismo, podría someter a los menores a una presión que podría afectarles su desenvolvimiento en la sociedad.

La decisión de la Corte fue tomada luego de analizar cinco tutelas, entre ellas la de una madre de uno de los menores afectados. En cada uno de los cuatro reclamos de los violadores, se aseguraba que la publicación de los rostros vulneraba el derecho a la dignidad, y a la intimidad personal y familiar de los mismos.

En el caso específico de la madre, la misma solicitó que se desmontara el rostro de su esposo, quien según la sentencia fue condenado por abusar sexualmente del menor.

La Corte aclaró que el Acuerdo aprobado en el Concejo capitalino se constituía en una sanción adicional a la impuesta por el juez y tal facultad no le compete al cabildo Distrital. Así mismo, aseguró que no hay coherencia entre el fin de la publicación de los rostros (Evitar más abusos sexuales) y el momento elegido para la publicación de los mismos.

"El riesgo que se quiere prevenir se materializa en el momento en que el sentenciado se reinserta en la sociedad" (es decir, cuando la persona sale de la cárcel y no cuando es condenado, que es cuando aparecen las vallas) -cuestiona la sentencia-. ¿Por cuánto tiempo se mantiene la memoria de la información divulgada?".

Si bien la Corte no propone una alternativa para seguir con la iniciativa del Concejo recordó que en los Estados Unidos existe una ley en la cual los condenados por delitos sexuales se encuentran en una base de datos en Internet, la cual puede ser consultada por cualquier ciudadano para saber qué personas tienen este tipo de antecedentes en su prontuario.

Temas relacionados