Día clave para la valorización

Este jueves se adelantará un debate en el Concejo, en el que la directora del IDU, Liliana Pardo, deberá explicar el motivo de las fallas que se han presentado en la liquidación del gravamen. Algunos concejales pretenden suspender el cobro del mismo.

Algunos cabildantes expondrán sus ideas y argumentos para que se suspenda el cobro del impuesto de la valorización, hasta tanto no se hayan explicado detalladamente los procedimientos que se siguieron para su liquidación.

Al debate están citados el Secretario de Hacienda Distrital, Pedro Rodríguez, y la Directora del Instituto de Desarrollo Urbano, Liliana Pardo. También fueron llamados en condición de invitados, el Personero de la ciudad, Hermán Arias y el Contralor de la misma, Óscar González Arana.

La propuesta de los concejales surge como alternativa ante los cientos de reclamos que han surgido por los exagerados cobros de valorización que han llegado en algunos predios de la ciudad.

"No existe claridad sobre la forma como el distrito liquidó las facturas y se ha creado un ambiente de incertidumbre que puede afectar el buen manejo tributario que han presentado los Bogotanos en los últimos años", argumentó el concejal Carlos Baena, quien está a favor de que el proceso de cobro a los ciudadanos se suspenda momentáneamente sin necesidad de ‘tumbar' el mismo.

"El Alcalde Garzón dejó para última hora el cobro y las fechas de pago no le dan la oportunidad a los ciudadanos de acogerse a los descuentos por pronto pago. Y si el ciudadano reclama, mientras le llega la respuesta pierde los beneficios del descuento por pagar anticipadamente ", puntualizó el cabildante del partido Mira.

Baena denunció además, que varias personas intentaron hacer la reclamación en las oficinas del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), con el formulario del ‘Recurso de Reconsideración', pero contrario a ser atendidos por el ente distrital, les dijeron que solicitaran el trámite a través de la línea 195.

"Esta es una estrategia para que los contribuyentes no tengan el tiempo suficiente para resolver su queja y tengan que pagar el monto de la valorización, así no estén de acuerdo con el mismo", aseveró Baena.

"Esta es época de matrículas en colegios, de pensiones, de útiles escolares, de regalos y de vacaciones; no es el momento propicio para cobrar una Valorización; lo mejor es suspender el proceso, revisarlo, corregirlo y ampliar las fechas de pago", finalizó Baena.


"Suspender el proceso de cobro de la valorización es una irresponsabilidad"

De otra parte, la también concejal Gilma Jiménez, quien fue ponente del Proyecto de Acuerdo en el Concejo para aprobar la valorización, rechazó la suspensión del proceso de cobro, pero sí aclaró que son muchas la dudas que dejan las notables fallas reportadas en los últimos días.

"Está claro que el instrumento para llevar a cabo todo el proceso de la valorización no quedó bien hecho. No es aceptable que el IDU, después de haber tenido dos años para preparar todos los detalles técnicos, cometa este tipo de errores", dijo la concejala, en relación al caso puntual del habitante de Fontibón, a quien el pago del gravamen le llegó por más de 66 millones de pesos.

Pero, Jiménez sí aclaro que no es posible echar para atrás la valorización. "Es una irresponsabilidad pretender suspender todo el proceso, cuando ya hay personas que han realizado su pronto pago para obtener el beneficio del descuento".

La cabildante aseveró que en este caso no se puede hacer lo mismo que se hizo con la actualización catastral, proceso que sí se canceló por completo después de haber encontrado fallas en el mismo.

"En esa oportunidad se trataba de una actualización, y los habitantes de la ciudad no habían hecho aún algún aporte, porque se trataba de un proceso para el próximo año", dijo Jiménez.

Lo que si enfatizó la concejala es que los responsables por las presentes irregularidades deben mostrar la cara y aceptar en lo que fallaron.

Así mismo, Jiménez aseguró que no se debe hacer un ‘escándalo' por esos errores ‘que no debieron suceder' pero que finalmente no representan un gran porcentaje del total de los contribuyentes.

"Lo primero que hay que saber es cuánto casos presentan realmente irregularidades. Hay mucha gente que ha aprovechado el desorden para decir que su recibo está mal, cuando en realidad no es así. Lo que si es curioso, que la mayoría de personas inconformes sean las de Fontibón", dijo Jiménez.

Según la cabildante, seguramente no va a resultar alarmante la cifra de los reclamos oficiales, motivo por el cual no se justifica la suspensión del proceso.

"Lo más fácil sería cancelar todo y ahí sí, todos felices porque nadie paga, pero lo grave es que esas obras las necesita la ciudad y el recaudo es indispensable para llevarlas a cabo. No podemos permitir que la Administración cometa un error de esta magnitud y que ahora simplemente lo corrija con la cancelación del mismo. Aquí quedó demostrada la ineficiencia y la falta de gestión, hechos que no se deben aplaudir", concluyó la concejala.

El Personero de la ciudad ya había dicho en declaraciones anteriores que si la cifra de los reclamos no superaba los 75 mil, entonces no habría por qué alarmarse y apresurarse a decir que el proceso de la valorización no se llevó a cabo con los controles de calidad respectivos.