Embera Katíos regresan al Chocó

Los 132 indígenas que llegaron a Bogotá hace más de 40 días y que permanecieron instalados en distintos lugares de la capital, regresaron a lugar de origen después de concertar sobre algunas de sus peticiones. Dos menores permanecerán en la ciudad porque aún se encuentran bajo observación médica.

El pasado domingo a las nueve de la noche retornaron a su lugar de origen los indígenas que llegaron a la capital en busca de soluciones para su comunidad. El Gobierno Nacional, a través del Ministerio del Interior, se comprometió con varias de las peticiones de los Embera Katíos.

El compromiso incluye la construcción de cinco puentes en varios de sus resguardos, un puesto de salud en la vereda Aguasal, la electrificación de la zona, la instalación del acueducto, la entrega de 162 subsidios de mejoramiento de vivienda, la entrega de semillas para la ejecución de proyectos productivos y certificación de las condiciones de orden público en sus regiones.

Durante su permanencia en Bogotá la comunidad se instaló en el Coliseo El Tunal y algunos de los indígenas enfermos recibieron atención médica.

"Del grupo, dos menores de edad permanecerán varios días más en Bogotá por razones de salud. Un niño de seis años, que presenta problemas de tuberculosis y un bebé de seis meses que tiene principios de neumonía", aseguró Clara López Obregón, secretaria de Gobierno del Distrito.

La funcionaria aseguró que durante los días que los Embera estuvieron en la ciudad la Administración Distrital invirtió alrededor de 500 millones de pesos y brindó la asistencia médica necesaria.

"Ahora estaremos muy pendientes de que para los Embera Katíos mejoren las condiciones de vida en sus lugares de origen", concluyó Obregón.

Temas relacionados