Estadounidenses protestan en su embajada en Bogotá por TLC y Plan Colombia

Una veintena de ciudadanos estadounidenses protestó este jueves de manera pacífica, frente a la embajada norteamericana en Bogotá, contra el Plan Colombia y el Tratado de Libre Comercio (TLC) , al considerar que perjudica al país andino.

Los manifestantes portaban pancartas y corearon consignas y entre ellos una pareja de ancianos jubilados, varios universitarios y una enfermera, permanecieron frente a la legación diplomática durante unas dos horas.

Las consignas, lanzadas en español e inglés, rechazaban el llamado Plan Colombia, un programa oficial colombiano contra las drogas y la violencia, y que ha recibido en los últimos años fuertes inyecciones económicas y de ayuda militar de Washington.

También contra el TLC, actualmente "congelado" en el Congreso de Estados Unidos, por cuanto la bancada demócrata, principalmente, insiste en que el gobierno de Álvaro Uribe debe demostrar su compromiso para defender los derechos humanos y garantizar la vida a los sindicalistas, antes de aprobar el acuerdo comercial.

El grupo de norteamericanos que protestó frente a la Embajada, según uno de sus portavoces, llegó a Colombia el pasado 12 de junio, invitados por la ONG estadounidense Acción Permanente por la Paz, "para aprender de primera mano" sobre el país andino, "su conflicto, e intercambiar impresiones".

La delegación se reunió con ONG colombianas, organizaciones campesinas, sindicales, indígenas y estudiantiles, pero también con mandos militares, "para tener percepciones desde distintas ópticas" , según explicó a Efe el portavoz.

Los estadounidenses viajaron por tierra al departamento suroccidental del Cauca y allí se entrevistaron en Popayán, capital, y en las localidades de Cajibío y Patía, con líderes indígenas de la etnia paez y con directivas de organizaciones campesinas.

En Popayán se reunieron con mandos del batallón local del Ejército "José Hilario López" y con líderes y activistas defensores de los derechos humanos.

Varios labriegos, que antes sembraban coca y amapola en esa región y que se acogieron a los planes oficiales de sustitución de cultivos ilegales, expresaron a los estadounidenses su "frustración" con el Gobierno.

Según los campesinos, añadió el portavoz a Efe, ellos sí abandonaron esa labor ilegal, pero el Gobierno "no ha respondido con ayudas suficientes" para comercializar las cosechas de sus siembras ahora lícitas.

La veintena de estadounidenses, que no tuvo ningún problema de seguridad durante su estancia en Colombia, regresará este viernes a su país.

Temas relacionados