Libro de Artunduaga 'saca ampollas' en el Concejo

<p>Algunos concejales han estado llamando a las librerías para averiguar si la publicación ya está a la venta.</p>

El periodista Édgar Artunduaga Sánchez sabe que su publicación "Artunduaga desnuda el Concejo" generará ampolla en varios sectores, según él, porque varios de estos políticos tienen ‘guardados' importantes que en el texto son revelados.

"Creo que tienen razón en estar preocupados. Son personajes públicos y no todos son lo que dicen ser", dijo a Elespectador.com el polémico periodista.

La tensión es realmente evidente. Un correo que ha circulado previamente, donde figuran algunos concejales, ha despertado la curiosidad de los cabildantes y de los funcionarios en general.

Al punto ha llegado la curiosidad que varios de ellos se han tomado la molestia de llamar a a las librerias para saber de primera mano a qué hora y en dónde pueden encontrar el libro.

"Tanto así que cuando llamé a Panamericana, donde sé que estará a la venta, la señorita pegó un grito y dijo que nunca la habían llamado tanto para averiguar por el mismo libro", comentó una funcionaria del Concejo quien pidió no revelar su nombre.

El presidente del Concejo, Hipólito Moreno, no quiso referirse al tema porque aún no lo ha leído y desconoce qué más pueda decir de su vida pública.

Sobre él, Artunduaga asegura que es "astuto, marrullero, gran manipulador. El rey de la intriga y la maldad personificada".

Por su parte, la concejal Gilma Jiménez de quién el periodista dice "la creo capaz de matar a alguien", ha tomado con bastante humor las apreciaciones del libro.

"Él no dice nada que no sea cierto. Cuando a mi me hablan de ciertos temas (cómo la violación de menores) me empiezo a poner morada y pienso que se me notan las ganas de de estrangular a alguien. Ya después me calmó y exijo la prisión perpetua".

Para Jiménez el ambiente que ha creado la llegada del libro ha sido tenso y está segura que más de una persona se sentirá ofendida con la publicación. "Me imaginó que algunos terminarán muy aburridos y ofendidos", agregó.

El concejal Carlos Baena conoce por encima que en el libro lo llaman "El sapo del Concejo", pero asegura que aunque no ha leído el libro, asume que lo dicen por su constante participación en los debates políticos y por la diversidad de los temas que maneja.

Los siguientes son algunas apreciaciones textuales de la publicación de la editorial Forum Libros, respecto a los concejales de Bogotá, aunque Elespectador.com intentó hablar con algunos de ellos, prefirieron no decir nada hasta no tener, por fin, el libro es sus manos.

Julio César Acosta: "Los costeños corrompieron la política de Bogotá. Y Acosta la puteó".

Carlos Alberto Baena: "Pertenece al cartel de los sapos".

Andrés Camacho Casado: "Aprendió rápido las mañas del rebusque, especialmente en el sector oficial. Le auguro pocos días en la Corporación".

Henry Castro: "Es el ‘Rey del plátano'".

Severo Correa: "Una severa camioneta, una severa casa, una severa novia. Y una severa barriga de cervecero profesional".

Wilson Duarte: "En opinión de muchos de sus colegas, resulta altamente riesgoso".

Rafael Alberto Escrucería: "Le huyen. Deja el celular prendido para "transmitir" lo que dice el interlocutor".

Carlos Orlando Ferreira:" El patinaje le ha dado y quitado todo. Le quitó la esposa que se fue con el entrenador del equipo nacional. Y le puso en sus brazos a Luz Mery Tristán".

Gustavo Páez: "Tiene la pinta de un charro mejicano y el verbo embaucador de un encantador de serpientes".

Ati Quigua: "Una cosa es verla en su insípido camisón blanco. Y otra con jean descaderado y blusa ombliguera, con su novio de la banda Doctor Krápula".

José Juan Rodríguez: "Desbaratado, aparatoso, irreverente".

Carlos Roberto Sáenz: "Hermano de "Alfonso Cano", el reemplazo de Tirofijo. En segundo bachillerato organizó la primera huelga. Fue acusado de quemar buses, en protestas estudiantiles de la Universidad Pedagógica".

Antonio Sanguino: "Ha conocido varias cárceles -y no de visita- sino como detenido".

Rafael Orlando Santiesteban: "Su presencia en el Polo Democrático es absurda, contradictoria. Es un godo infiltrado".

Edgar Torrado: "Es un hombre bello. Si bien sus formas de hablar, caminar, sonreír y argumentar son cadenciosas, mejor es su forma de pensar".

Temas relacionados