“Mi hijo no era un ladrón”

La madre de Alexander Cristancho, quien murió después del partido entre Santafé y América, asegura que a su hijo lo atacaron una veintena de hinchas del equipo vallecaucano.

Después de la trágica noticia que recibió la noche del pasado domingo en la Clínica Palermo, doña Esperanza, mamá de Alexander, dice que ha recibido muchas llamadas de personas anónimas que le dicen que su hijo, de 26 años, fue víctima de un encuentro violento con hinchas del América.

Ella asegura Alexander sí era un seguidor ferviente de Santafé, que lideró durante muchos años la barra del equipo bogotano ‘Bosa Ultrasur' y que en más de una ocasión se ganó varias peleas. Sin embargo, sabe que nunca robaría a nadie.

"Él ayudo a muchos muchachos, les enseñó panadería y siempre les decía que en la barra era prohibido robar. Por eso me duele que la persona que le quitó la vida ahora se atreva a decir que él lo iba a atracar", dice.

Alexander, padre de una menor de 5 años, salió para el Estadio el Campín a las dos de la tarde con otras personas de la Barra. A la entrada, las autoridades impidieron su ingreso porque el joven presentaba altos índices de alcoholemia.

"A mí me llamaron de la Policía como a las siete de la noche, me dijeron que Alexander estaba muy tomado que si me lo llevaban a la casa o lo metían a la UPJ. Yo le dije al agente que me lo trajera, pero nunca llegó", relata Esperanza.

Más tarde, recibió una llamada de la Clínica Palermo donde le dijeron que su hijo había llegado herido, pero cuando logró llegar al lugar, el joven ya había fallecido. Así terminó la historia de un hincha que inició su afición por el equipo bogotano desde los 13 años.

Doña Esperanza culpa a un ‘mal de amor' el hecho que su hijo hubiese seguido en estas actividades, que hace un par de años le habían ocasionado un grave accidente al ser herido por una bala.

"Durante un largo tiempo Alex se alejó de todo ese mundo, lo hizo por una mujer, pero cuando ella lo dejó, de nuevo se refugió en el equipo y en sus amigos del estadio".

Por el momento, la mamá asegura que esperará el curso de la justicia pero que no permitirá que la justicia no culpe al agresor sólo porque es menor de edad.

"Yo sé que el que mató a Alexander es un niño, pero él tendrá que pagar el hecho de haberse llevado a mi hijo", concluye la madre.