Registraduría dice que líos de cedulación estarán solucionados totalmente en el 2009

Se estima que para esta fecha se haya culminado totalmente el proceso de renovación de documentos en el país, lo que permitirá solucionar los problemas originados por la confusión que hay alrededor de la validez de la "contraseña verde".

El Director Nacional de identificación de la Registraduría, Jaime Hernando Suarez, aseguró que el 31 de diciembre de 2009 se terminará el proceso de unificación de cédulas en todo el país, lo que según él, acabará con los problemas de identificación.

El funcionario reconoce que se han presentado problemas y confusiones alrededor del tema y explica que "las reglas no se pueden hacer a partir de los casos excepcionales" y que ha faltado conocimiento de los ciudadanos alrededor del tema.

Además, hizo una invitación a las entidades estatales y privadas para que acepten la denominada "comprobante de documento en trámite", para las personas que no portan otro documento y recordó que hasta el 31 de diciembre de 2009 siguen vigentes las cédulas blancas y cafés.

Suarez se pronunció luego de que el Elespectador.com revelara varios casos en los que los ciudadanos han tenido problemas al momento de identificarse con "comprobante de documento en trámite".

El Sistema de Gestión Electrónica (GED) es una de las tecnologías que puso en marcha la entidad para intentar agilizar el proceso de certificación de contraseñas. Ya está en la sede principal y en unos meses estará en la Registraduría Distrital y en las registradurías de todo el país.

¿El "Comprobante de Documento" en trámite es un documento de identidad?


No es un documento de identificación, solamente son documentos de identificación los registros civiles para los menores de edad de siete años, las tarjetas de identidad para los menores entre 7 y 18 años y después la cédula. La contraseña es una constancia que hay un documento en trámite, que es el mismo papel verde.
Ante la necesidad de identificar plenamente a los ciudadanos la Registraduría instauró un mecanismo transitorio, que es la certificación. La idea esta es confrontar la información que está en la contraseña con la información alfanumérica, es decir, la fecha de nacimiento y la información dactilar del ciudadano.

Como acá tenemos nosotros la decadactilares de las cédulas de primera vez, esa información se coteja.

¿Por qué ni las cédulas de primera, ni las rectificaciones se certifican?

Porque no hay contra qué cotejarlas. Las de primera vez le acaban de tomar las huellas, ósea eso no está acá y no se puede hacer la confrontación. Y la rectificación, si yo la voy a certificar lo que encuentro son los datos anteriores, es decir el mismo error. Por eso no se pueden certificar y eso lo saben todas las autoridades.
Además, las de renovación no es necesario certificarles por que se tiene la cédula anterior y no se necesita certificar la contraseña. Ahora, si se llega a botar la cédula anterior, la blanca o café laminada, se puede certificar la contraseña verde.

¿Y en ese caso si es un documento de identidad?

Lo aceptan para que el ciudadano se identifique.

¿Y qué pasa con el caso de la joven de 18 años a la que la devolvieron del banco y le pidieron un certificado de vigencia? ¿Ese papel la Registraduría tampoco lo expide?

Nosotros no damos vigencias, es verdad. Pero, por ejemplo, hay entidades financieras que no aceptan la cédula blanca y la ley dice que es legal hasta el 31 de diciembre de 2009 es un documento válido.
El problema es que han tenido casos de falsificación y las entidades, tal vez por curarse en salud, ni siquiera aceptan los documentos que circulan, pero ese es un problema que ya compete a las entidades financieras.

¿Pero entonces si hay problemas con la contraseña verde?

Me imagino que la gente pudo haber tenido problemas, es cierto, somos consientes de eso, por eso los estamos apoyando con la certificación.

De hecho nosotros no estamos obligados a certificar, eso es un documento legal que tiene plena validez, sin embargo, vamos más allá y confrontamos las impresiones dactilares y decimos, efectivamente esta es la persona que es quién dice ser.

Ahora el documento como tal es la cédula. Lo que estamos haciendo es implementar una nueva fábrica que acabamos de prender el 15 de marzo (Sistema GED) y, con esto la entidad tiene una meta y es que a diciembre de este año, ya estén todas las cedulas expedidas. Las personas que renueven de allí en adelante no tendrán que esperar más de tres meses.


¿Y qué pueden hacer las personas cuando se presenta un problema?

Cuando la gente viene y se queja porque le niegan algún servicio también se les sugiere denunciar, porque legalmente el documento tiene validez.

Es decir, ¿la recomendación de la Registraduría es que cuando se presente un caso así la solución es denunciar?


Sí, porque se lo deben recibir, porque ese es un problema de manejo que este año debe quedar solucionado para todas esas personas que tienen problemas.

¿Y qué hacen las personas que necesitan certificación por corrección, como el caso del señor de 72 años que mencionamos en el artículo?

Lo que pasa es que es necesario hacer un llamado importante, porque la gente sólo se acuerda que tiene problemas en la Registraduría cuando se va a pensionar. Yo todos los días atiendo muchos casos de la tercera edad y aquí se les colabora; pero es muy complejo.

La gente se viene a dar cuenta de esos errores muy tarde y es un error grandísimo. Entonces ahora la culpa de la Registraduría, cuando él lo que debió haber hecho es adelantar un proceso de rectificación que normalmente puede durar seis meses y a veces más, si el caso es más complejo.

Se acerca, se anexa el registro civil y se inicia el proceso. Pero ya es un problema de la persona.

¿Y en el caso de la joven de 18 años a la que el Sisben no atiende porque no tiene la certificación de su contraseña, proceso que la Registraduría tampoco realiza?

Es que certificación como tal no se le puede dar y nosotros tenemos una circular que se le ha entregado a todas las entidades oficiales y allí se argumentan las razones por las que no se certifican estas cédulas de primera vez.
Ahora, todas estas cédulas de primera vez no deben demorar más de tres meses, cuando se demoran más es cuando tienen algún problema. Por eso cuando el documento se está demorando la persona debe ir a la Registraduría y preguntar.

¿Pero el Sisben está en la obligación de atenderla?

Sí, porque la contraseña es aceptada por todas las entidades.

¿Y por qué a las personas no se les informa de esta certificación y de todos estos procesos cuando hace la renovación?

En ese tenemos un problema y lo estamos solucionando con la modernización de la Registraduría y que es el plan piloto que montamos acá y es el famoso Sistema de Gestión de Documentos (GED) y que coteja en segundos las huellas dactilares de las personas, que reduce el proceso de esa certificación de tres días a tres minutos.

Pero en el momento del trámite la Registraduría no hace la claridad a las personas de esta certificación ¿Por qué?

Porque partimos del hecho que la persona no va a perder el documento. Además, si nosotros le decimos a todas las personas de la certificación pues no vamos a tener aquí 500 sino por lo menos unas tres mil personas afectando a los que realmente lo necesitan.

Es que la idea es que el trámite lo hagan las personas que realmente lo necesitan es decir los que perdieron el documento. Pero el problema es que en muchas entidades las cédulas anteriores tampoco son aceptadas...

Si eso fuera cierto tendríamos paralizado el estado colombiano. Es que el problema es que el atraso que ha tenido la Registraduría es impresionante, es un sistema muy viejo, que se adoptó en 1952 y entró en decadencia con el tiempo.
Hoy por hoy deberíamos tener un documento con una banda magnética, pero el Estado colombiano hasta ahora tuvo los recursos para implementar un documento como el del código de barras. Pero el propósito es que al año 2009 este completamente modernizado, con un sistema a la vanguardia, que incluso vienen comisiones del mundo para conocerlo.

¿Por qué las personas que entraron en la renovación y perdieron el documento y la contraseña verde tienen que pagar los 30 mil para sacarlo de nuevo?

Si la persona no perdió la contraseña, debe certificarla, ahora si la perdió también debe acercarse a la Registraduría pedir una copia de la contraseña donde se certifique. Pero son casos muy puntuales.

Lo que pasa es que las reglas no se pueden hacer a partir de los casos excepcionales, más cuando tenemos muchos problemas del cotejo de identificación. Eso es cierto, pero estamos trabajando muy duro para eso con más de tres mil funcionarios. Hasta para ellos ha sido duro entender que la Registraduría cambió.

Entonces ¿Podemos hablar de desinformación al interior de la entidad?

Efectivamente el funcionario que lo pudo haber atendido no tenía la información correspondiente, pero como digo, son casos muy puntuales.