Se acabarán los 'rumbeaderos' cerca de la U

Las zonas aledañas a centros educativos y religiosos no podrán vender bebidas alcohólicas. El Distrito prohibirá el expendio y consumo de alcohol en un radio de 160 metros a estos puntos como lo establece el Acuerdo 309 de 2008 del Concejo de Bogotá que empezó a regir el pasado 23 de junio.

Los establecimientos de comercio que favorezcan el consumo de bebidas alcohólicas en el espacio público del área de influencia establecido serán sancionados con las medidas correctivas contempladas por el Código de Policía de Bogotá.

Multas, suspensión de las actividades comerciales y el cierre temporal o definitivo del establecimiento son algunas de las sanciones que podrían recibir en caso de infringir la norma.

Quien se encuentre consumiendo este tipo de bebidas en el área de influencia de la prohibición, también podrá ser amonestado o expulsado del sitio público.

La Policía de Bogotá será la encargada de hacer cumplir esta nueva norma que busca  bajar la edad de consumo de alcohol en los jóvenes de la ciudad, que según la Secretaría de Salud, es de 13 años.

Según informaron las autoridades la idea es iniciar un proceso de notificación con los propietarios de estos establecimientos, para que si después del aviso no cumplen, se proceda al cierre del negocio.

"El trabajo de sensibilización tiene que hacerse porque los cambios no se dan de un momento para otro. Es necesario informarles primero sobre la norma y después iniciar los operativos", dijo el coronel Yesid Vásquez, subcomandante de la Policía de Bogotá.

Es necesario además que los padres de familia y la comunidad en general colaboren para que este proceso no se convierta en una norma represiva, sino en el espacio para evitar los jóvenes sigan consumiendo trago, "es que más que una norma es algo cultural, los estudiantes tienen que ir a la universidad a aprender, no a frecuentar estos lugares", dijo.

Se espera que la próxima semana se inicien los operativos de cierre en toda Bogotá, para aquellos establecimientos que no acaten la prohibición.