Secretaría de Ambiente ya había tocado tema de licencias ambientales del Metro

<p>En una carta enviada el pasado 11 de abril a la Secretaría de Movilidad, el secretario Distrital de Ambiente, Juan Antonio Nieto Escalante, había destacado la necesidad de identificar los riesgos ambientales a los que se sometería la ciudad por la construcción del Metro de Bogotá.</p>

Con este pronunciamiento se evidencia el acuerdo del secretario Distrital de Ambiente, Juan Antonio Nieto Escalante, con el ministro de Ambiente, Juan Lozano, frente a la polémica suscitada este fin de semana alrededor de las licencias ambientales del Metro.

El tema ya se había tratado en una carta dirigida al Secretario de Movilidad, Luis Bernardo Villegas Giraldo, en la que el funcionario de la Secretaría de Ambiente advertía la necesidad de identificar los impactos ambientales, la formulación del respectivo plan de manejo, la identificación de las áreas de influencia tanto regionales como locales y se elaboración de la línea base ambiental del proyecto.

Nieto Escalante, quien visitó hace cuatro semanas el Metro de Medellín, había realizado un completo diagnóstico de los problemas que podría generar la implementación de proyectos como el Metro, tales como alteraciones del suelo y de los patrones hidrológicos, incremento de niveles de ruido, generación de desechos sólidos, cambio en la calidad del aire, afectación de caudales y de la calidad del agua y reducción del espacio público.

Por eso le solicitó al Secretario de Movilidad delimitar desde ya las probables medidas de manejo dirigidas a prevenir, mitigar, corregir o compensar los impactos ya identificados. Como por ejemplo, control de sedimentos en excavaciones; manejo de escombros; programas de arborización, mobiliario y jardinería; manejo de material vegetal que se debe remover; programa de residuos líquidos, combustibles y aceites y adecuación del espacio público en el área de influencia directa, entre otros.

"En este asunto es de mucha utilidad precisar las autoridades que intervienen y los tiempos que se presentan, y no solo en la normatividad en cada uno de los trámites respectivos", explica la carta.

Y agrega que con toda esa información se diseñará y formulará un Programa de Gestión Ambiental para las etapas de construcción y operación del Metro de Bogotá.

Temas relacionados