Zonas críticas de seguridad tienen que ver con ollas

Tal como lo reveló <strong>Elespectador.com</strong>, el Alcalde de Bogotá dijo, en el primer consejo de seguridad por localidades, que el más grave problema de la ciudad es la droga y que las 31 zonas más críticas de la capital tienen que ver con el expendio de estupefacientes.

El alcalde  Samuel Moreno dijo, a raíz del informe revelado este lunes por Elespecador.com que  “Iniciamos una lucha frontal contra las ollas los expendedores y el narcotráfico en general” dijo Moreno.

En estos puntos identificados se están cometiendo cerca del 40% de los delitos, por lo que la presencia de las autoridades se verá complementada con acciones de prevención, intervención y renovación urbanística.

En Bogotá se aumentará el pie de fuerza en 900 patrulleros más y se implementarán cuatro zonas de contrainteligencia dispuestas a controlar la problemática de la venta de droga.

Moreno reconoció que las investigaciones preliminares del asesinato de las cinco personas, ocurrido en Ciudad Bolívar el fin de semana pasado, apuntan a que tiene que ver con un ajuste de cuentas entre expendedores de droga de la localidad.

Además, aseguró que también se atacaran otros problemas ,como el de la violencia intrafamiliar, causal de varios de los delitos que disparan las cifras.

"Tenemos que trabajar en que la gente sienta que Bogotá es una ciudad segura, porque aunque las cifras dicen una cosa, la percepción de la gente es distinta", dijo.

Por su parte, el general Oscar Naranjo  comandante de la Policía Nacional, aseguró que el consumo de droga es una problemática que ha mantenido en alerta a las autoridades.

“Hemos convocado a una cruzada capitalina contra las ollas, porque estas han generado muerte y zozobra” señaló.

En este punto estuvo de acuerdo el  Coronel Yesid Vásquez, subcomandante de la Policía Metropolitana, quein aseguró que tanto en Ciudad Bolívar como en varios puntos de la ciudad, el problema del expendio y consumo de droga se ha visto relacionado incluso con amenazas a la comunidad.

"Hay muchas ollas en Bogotá y algunos grupos, que son los que manejan este comercio, han amenazado a la gente haciéndose pasar por grupos de paramilitares. Todo esto para que la gente no denuncie a los líderes de estas bandas".

En el informe exclusivo señala que en la ciudada hay más de 1.000 ollas o expendios de marihuana, basuco y toda clase de drogas que son manejadas por más de 42 distribuidores.