“Por obras de Transmilenio, arboricidio en la 26”

El concejal Carlos Baena dijo que el IDU todavía desconoce cuántos árboles se talarán por ese corredor vial.

La Procuraduría General de la Nación recibió una solicitud por parte de la bancada de Movimiento Político Mira del Concejo de Bogotá y representantes de nueve juntas de acción comunal; para que se abra una investigación en contra de la Secretaría de Ambiente, el Jardín Botánico y el IDU, por las presuntas irregularidades en la construcción de la fase III de Transmilenio.

Fuentes oficiales del IDU dicen que todavía se desconoce cuántos árboles se tendrán que talar, podar y trasladar; pues según ellos ese trabajo le corresponde a la Secretaría de Ambiente, dependencia que trabaja en esa tarea.

La misiva enviada a la Procuraduría puntualiza que hasta la fecha y a pesar de los múltiples derechos de petición radicados en las tres entidades, no se ha dado una respuesta de fondo sobre el plan de acción para la protección y manejo del arbolado de la calle 26, en especial cuando la especie más abundante es una especie nativa, que tiene un crecimiento más lento.

De un total de 10.677 árboles ubicados en la calle 26, fueron analizados 9.182 a través del censo del arbolado Urbano del Programa de Arborización Urbana de la Subdirección Técnica Operativa del Jardín Botánico, encontrando 1.251 especies en buen estado, 3.466 regulares, 2.297 deficientes, 1.016 malos y 1.152 críticos, de los que se desconoce el tratamiento a recibir, de acuerdo con su estado sanitario.

Se inició la construcción de las obras de Transmilenio y aún se desconoce el número total de árboles a talar, a trasladar, a tratar y a sembrar para compensar las especies taladas como lo contempla el Acuerdo 327 de 2.008 que en  el parágrafo del artículo 1 señala:  “ Las entidades públicas que realicen obras de infraestructura que implique la reducción del área verde en zona urbana deberán compensar con espacio público para la generación de zonas y áreas verdes como mínimo en la misma proporción del área verde endurecida, dentro de la zona de influencia del proyecto”.

“El desarrollo urbanístico gris de la ciudad debe ir a la par con el desarrollo ambiental verde si queremos mejorar la calidad de vida de los ciudadanos” concluyó Baena.