Ahora es el Acueducto de Bogotá quien desmiente al Ideam

Esta entidad capitalina ratificó su información sobre el aguacero del jueves en la madrugada.

Señalando que el Ideam no mide las precipitaciones a lo largo de las cuencas en Bogotá, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de la ciudad señaló que si fue una noche de intensas lluvias la del jueves en la madrugada en Bogotá.

El Acueducto tiene 27 estaciones que monitorean hora a hora las lluvias y los caudales de la ciudad. Según los centros de medición, entre la noche del miércoles 1 de abril y la madrugada del jueves 2 de Abril de este año, la cuenca alta del río San Cristóbal, tributario del río Fucha, registró una precipitación de 73 milímetros y un caudal de 26 metros cúbicos por segundo. Simultáneamente, la cuenca media del San Cristóbal registró 27 milímetros de precipitaciones.

"Solo la primera precipitación es equivalente a lo que llueve durante casi un mes en una de las zonas más lluviosas de la ciudad, en promedio", destaca la EAAB, en un comunicado.

"Estos dos eventos generaron las inundaciones de la zona baja de la cuenca del río Fucha donde se encuentra ubicada la localidad de Fontibón. Así lo reportaron las estaciones pluviográfica El Delirio y Limnigráfica Río San Cristóbal - El Delirio, dos de las 27 estaciones con que cuenta la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá a través de las cuales monitorea hora a hora las precipitaciones y los caudales de la ciudad", continua el texto.

Esta comunicación de la entidad distrital se da luego de que el instituto de meteorología, asegurara que en Bogotá no llovió tanto como lo señaló el Distrito.

Por eso el Acueducto afirma que estas mediciones, realizadas a través de la Dirección de Ingeniería Especializada de la Gerencia de Tecnología de la Empresa, se llevan a cabo con toda precisión y minucia porque son base fundamental de la toma de decisiones de la Empresa en materia de obras.

"La Empresa de Acueducto ratifica, con toda precisión, que las precipitaciones ocurridas en la noche del primero al 2 de abril llegaron a saturar los suelos, se convirtieron en escorrentía superficial y pasaron a caudales altos que se depositaron en las zonas bajas, como efectivamente sucedió con el Fucha".