En 2008 se cometieron 3.500 abusos sexuales a niños en Bogotá

De los cuales 2.800 eran niñas. De esa cifra 782 eran menores entre 5 y 9 años.

Un informe de la Veeduría Distrital evidenció la situación preocupante a la que se ven enfrentados los niños en Bogotá a causa de la violencia sexual que se general en el entorno familiar y social.

Aunque las niñas son las que más padecen de este flagelo, la población masculina no se escapa de éste. De 590 delitos reportados, 235 niños entre 5 y 9 años fueron víctimas. En segundo lugar estuvieron los menores entre 10 y 14 años, con 177 casos.

Este panorama enciende las alarmas si se tiene en cuenta que los delitos sexuales aumentan cada vez entre la primera infancia, razón por la cual la Veeduría Distrital le pide al Distrito incrementar campañas educativas para que la población infantil afectada pueda identificar al abusador.

Las alarmantes cifras fueron reveladas por el organismo de control en un informe que recoge las cifras oficiales a 2008 sobre la seguridad en Bogotá y que incluye un capítulo especial sobre las condiciones de seguridad en la infancia y la adolescencia.
 
Según el estudio de la Veeduría Distrital, de la totalidad de los casos, más de 1.200 fueron cometidos al interior del núcleo familiar; en su orden, por padrastros, padres, tíos, primos, abuelos y hermanos.

El abuso sexual fue sólo una de las problemáticas que atentaron contra la seguridad en menores de edad. El año pasado, 186 menores de edad murieron de manera violenta en Bogotá, de las cuales 92 fueron por homicidio, 34 por muerte accidental, 30 por suicidios y 30 por accidente de tránsito.

Estas fueron algunas de las conclusiones reveladas en el informe de la Veeduría Distrital:

Homicidios ocuparon cerca del 50% de muertes violentas

La Veeduría Distrital reveló que en 2008 ocurrieron 186 muertes violentas en menores de 18 años, de las cuales 92 fueron por homicidio, es decir el 49.5 por ciento de los casos.

Ciudad Bolívar, Kennedy y Rafael Uribe Uribe reportaron la mayoría de homicidios y fueron ocasionados con arma de fuego y objetos cortopunzantes.

La sofocación fue la principal causa de muerte accidental

Con 34 casos, las muertes accidentales ocuparon el segundo lugar de muertes violentas. Llama la atención que del total de casos, 25 menores perdieron la vida por sofocación, seguido de quemaduras, caídas en altura y sumersión.

Las muertes accidentales afectaron, en su mayoría, a los menores entre 0 y 4 años con 21 casos y las localidades donde más se registraron fueron Engativá, Bosa y Usaquén.

Jóvenes acuden al ahorcamiento para suicidarse

De los 30 menores de edad que se quitaron la vida el año pasado, 25 acudieron al ahorcamiento, y el resto utilizó la intoxicación o se lanzaron al vacío.

En el caso de los niños, la mayoría se quitó la vida cuando tenían entre 10 y 14 años, y las niñas lo hicieron entre los 15 y 17 años. En Ciudad Bolívar, Kennedy y Usme ocurrieron la mayoría de los casos.

Peatones siguen siendo los afectados en accidentes de tránsito

El año pasado se reportaron 30 casos de muertes ocurridas por accidentes de tránsito, de los cuales el 63 por ciento fueron peatones, seguido de pasajeros de vehículos, ciclistas y pasajeros de moto. Los principales accidentes de tránsito se presentaron en Ciudad Bolívar, San Cristóbal y Usme. 

Ante este panorama, la Veeduría Distrital recomendó al Distrito incrementar programas de capacitación y vinculación a procesos de atención integral para lograr detectar más rápidamente las víctimas del abuso sexual.

De igual manera hizo un llamado para formar maestros de jardines infantiles oficiales, en detección, prevención y remisión de casos de violencia y abuso sexual infantil, con el fin de garantizar la protección a este grupo poblacional tan vulnerable ante los agresores y explotadores sexuales.