Distrito dice que no habrá excesos en cobros de tarifas de parqueaderos

Resultados de una reunión entre la Administración Distrital y la Asociación Colombiana de Parqueaderos.

De poco han servido las reiteradas advertencias de las autoridades distritales, que desde el mismo momento en que salió el decreto que reglamenta el cobro por minutos en los parqueaderos de la ciudad, el pasado 30 de junio, exigieron a los dueños de estos negocios cumplir con la norma. Tampoco, al parecer, han valido mucho las cada vez más ruidosas y escandalosas quejas de los clientes de los estacionamientos, quienes con la razón de su lado denuncian abusos en la recaudación de las tarifas. Todo porque algunos dueños de parqueaderos están aprovechando la condición de negocio privado para cobrarles a los conductores cifras que definitivamente rayan en lo absurdo y evidentemente violan el precio estipulado en la regla.

Ese es el caso del joven universitario Alfonso Mendieta, quien el pasado sábado decidió utilizar los servicios del parqueadero Park Elite, en la calle 85 entre carreras 11 y 15, al norte de la capital, y al salir del lugar se encontró con la advertencia del administrador del negocio en el sentido de que le cobrarían mínimo dos horas de servicio —$10.000—, independientemente de si se demoraba menos. “Me dijeron que así me tardara dos minutos o dos horas tendría que pagar los $10.000. Eso se me hizo ridículo y obviamente saqué mi carro en seguida de ahí”.

La historia es la misma que se escucha a las salidas de varios estacionamientos, especialmente los del norte, en los alrededores del Parque de la 93, donde muchos negocios han colocado letreros con el inusual anuncio: “La tarifa mínima será de dos horas continuas o fracción”.

El decreto, que cumple con lo dispuesto en el Acuerdo 356 de 2008, el cual establece el cobro por minutos, determina que los parqueaderos deberán cobrar máximo $87 cada sesenta segundos de uso, dependiendo del tipo de automóvil y de las características del estacionamiento. Sin embargo, la norma que estaba anunciada desde hace varios meses no fue bien acogida por la Asociación Colombiana de Parqueaderos, cuyo representante, Fernando Dueñas, aseguró que la regla “no será rentable” para estos negocios.

Por su parte, la secretaria de Gobierno del Distrito, Clara López, explicó que Dueñas y sus asociados insisten en que el decreto les permite el cobro de dos horas continuas, debido a lo cual existe “una profunda diferencia de interpretación jurídica que vamos a despejar entre todas las partes implicadas en el asunto”.

Para eso, López convocó a una reunión entre representantes de los estacionamientos y de la Secretaría de Movilidad que se llevó a cabo este lunes en la tarde y en la que quedó establecido, por parte del Distrito, que no hay opción: hay que respetar la norma y cobrar por minutos so pena de sanciones.

“Los atropellos” en el cobro de las tarifas generarán sanciones a los parqueaderos que van desde el cobro de una multa por valor de $125.000, hasta el cierre definitivo del negocio. La Alcaldía habilitó la línea 195 —de servicio al cliente— para recibir las denuncias.

Entre tanto, uno de los autores de la iniciativa del cobro por minutos, el concejal Javier Palacio Mejía, instó a los dueños de los estacionamientos a cumplir la ley. “Es falso que el Decreto 268 les permita establecer un tiempo mínimo de uso, en este caso dos horas, la norma es que se cobra por minuto a partir del primer minuto de uso. Además, tampoco pueden cambiar la forma de cobro hasta tanto se registren ante las alcaldías locales los niveles de servicio que les corresponden, se haga una verificación y se certifiquen las tarifas por las autoridades. Por esto precisamente se les dio un plazo de dos meses”.

En España se paga por minuto

En el año 2006 una medida similar a la decretada en Bogotá fue aprobada en España con la intención de adecuar la tarifa de los parqueaderos al tiempo real de estacionamiento de los usuarios. Desde entonces se pasó a cobrar la tarifa por minuto. En las calles el parqueo está permitido, aunque se cobra, a diferencia de lo que ocurre en la capital. Sin embargo, las tarifas son cambiantes de una comunidad autónoma a otra.

Al inicio de la aplicación de la ley los dueños de los parqueaderos privados inventaron todo tipo de triquiñuelas, como el establecer un mínimo de media hora de consumo por la que todo usuario debería pagar.

En cifras

14.000 es el número aproximado de parqueaderos que funcionan en Bogotá.

666 pesos cuesta el minuto de parqueo si por un cuarto de hora se pagan $10.000.

10 años llevan los bogotanos sin poder parquear en las aceras.

Temas relacionados