Obras en la Gobernación de Cundinamarca afectan al humedal Florida

La Corporación Autónoma Regional ordenó suspender las obras.

La Personería de Bogotá advirtió que el Humedal la Florida, reconocido como reserva hídrica por la CAR, se verá  seriamente afectado por la ejecución de unas obras previstas por la Gobernación de Cundinamarca, que pretenden intervenir el carreteable que comunica la localidad de Engativá, con los municipios de Funza y Cota, mediante un contrato suscrito por 15 mil millones de pesos, con el Consocio Intervias.

La Personería, mediante un comunicado oficial, determinó que para la ejecución del proyecto no se informó sobre el alcance de las obras a la Administración Distrital, teniendo en cuenta que el trazado vial comprometía un predio del distrito, el Parque la Florida, administrado por el IDRD y no se solicitaron los permisos ambientales correspondientes, en la medida que el proyecto no corresponde a una repavimentación, pues modifica el perfil vial. 

Por solicitud de la Personería Distrital, la CAR ordenó la suspensión de las obras e inició una investigación ambiental sancionatoria contra la Gobernación de Cundinamarca, por violación a las normas de protección ambiental; por no contar previo a la ejecución del proyecto, con la respectiva licencia ambiental  y por el deterioro y afectación ambiental generado al humedal la Florida.  

Como medida preventiva, la CAR solicitó en octubre de 2008 a la  Gobernación de Cundinamarca, adecuar un tramo de esta vía, pero a la fecha, todo sigue igual.

“Después de año y medio de haber sido intervenido, el carreteable es intransitable. Situación que ha generado problemas de movilidad para la salida y entrada a Engativá. En caso de una emergencia los vehículos no tendrían acceso. Así mismo, un sitio de diversión y esparcimiento como lo es el Parque la Florida, se ha visto afectado, por dos inmensos huecos que forman piscinas en épocas de invierno”, señala el comunicado de la Personería.

Así mismo, se solicitó a la Procuraduría General de la Nación, indagar la actuación de la Gobernación de Cundinamarca y establecer responsabilidades  frente a la falta de planeación en el proceso contractual, pues no se contaba con los permisos ambientales y urbanísticos requeridos para ejecutar la obra en propiedad del distrito.   

El ente de control solicitó a la Contraloría General de la República ejercer vigilancia y control a la gestión fiscal de los recursos públicos ejecutados en el contrato, pero este ente, manifestó no ser de su competencia, trasladando con sorpresa a la Contraloría Distrital.