Polémica por presencia de Fuerza Pública en universidades

Mientras el presidente Uribe asegura que la Policía estará presente para evitar vandalismo, en la Administración Distrital hay posiciones encontradas al respecto.

El pasado viernes, el presidente Álvaro Uribe reiteró que en las universidades donde haya violencia estará presente la Fuerza Pública. 

"Allí donde haya violencia en la universidad, mientras yo sea Presidente, allí llegará la Fuerza Pública y eso no está en discusión. Y no tienen que asumir la responsabilidad gobernadores, alcaldes, rectores; yo la he asumido y los comandantes de Policía saben que bajo mi exclusiva responsabilidad, donde haya violencia tienen que entrar", expresó.
 
Ante la postura del Primer Mandatario, la secretaria de Gobierno, Clara López, puntualizó en que la Fuerza Pública no tiene nada que hacer en las universidades. “Las instituciones educativas son un centro de conocimiento, de búsqueda de soluciones y muchas veces la Policía no entiende la posición crítica del estudiantado”.

Señaló que las autoridades no deben estar dentro de las universidades, sino en los alrededores de las mismas, pues de lo contrario se convertirían en “campos de batalla”.

Frente al tema, en el Concejo de Bogotá algunos cabildantes están de acuerdo con los planteamientos del Presidente y otros con la posición de la Administración Distrital. La concejal Gilma Jiménez dijo que “la Policía o el Ejército, deben estar presentes de forma permanente en aquellos establecimientos educativos donde se presentan problemas de orden público, violencia o de seguridad nacional”.

Jiménez rechazó la posición de la Administración Distrital, y precisó en que son los grupos ilegales y las organizaciones criminales y delictivas las que no permiten la deliberación. "¿Acaso son estudiantes  los que salen encapuchados a  agredir a la población y a la fuerza pública, a romper vitrinas, a asaltar establecimientos, a hurtar cigarrerías o almacenes o a incendiar o atacar vehículos ubicados cerca a estos centros? No, no son estudiantes, son delincuentes y hasta terroristas disfrazados e infiltrados, que utilizan a los más ingenuos, a los más ignorantes para poder cometer sus delitos".

Finalmente, el presidente Uribe enfatizó en que a él no le gusta mandar razones y por lo tanto, está dispuesto a reiterar el mismo discurso las ocasiones que sean necesarias.