Sigue parálisis de buses, mientras colapsa la ciudad

Hasta distribuidores minoristas de combustibles han amenazado con ir a cese. Empresarios salen en defensa de la administración. Tren de la Sabana, habilitado.

El caos y la desesperación han comenzado a afectar a los habitantes de la capital colombiana por los efectos del paro de transportadores que tiene a la ciudad sumida en la parálisis desde el lunes de esta semana.

Las posiciones están muy distantes, y tras muchas horas de diálogo, ni el alcalde Samuel Moreno, ni los representantes de los transportadores de buses urbanos quieren ceder, pues está de por medio un negocio que mueve millones de dólares cada día.

Son cerca de 16.000 vehículos de pequeños propietarios, que tienen al borde del colapso a una ciudad sumida en la desesperación por falta de vías para la movilización por las obras del tercer milenio que se adelantan en varios frentes de la ciudad, y que se ha agravado en los últimos días por la suspensión del Pico y Placa que permite la circulación de todos los vehículos.

Representantes de los pequeños transportadores se han dolido del poco interés que ha mostrado la primera autoridad del Distrito, en el problema. Son escasas las veces que ha estado presente en la mesa de negociaciones, dicen.

Destacan la presencia y dedicación del ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, de la secretaria de Gobierno, Clara López y del secretario de Movilidad, Fernando Álvarez.

Un 0,3 por ciento de diferencia para ajustar la rentabilidad (pago mensual que recibirán los transportadores por el recaudo tarifario del SITP) piden los transportadores distancia a la administración y el sector que lidera el cese de actividades que pone maltrecha la economía de la capital colombiana.

Pequeños propietarios de buses, que muestran poco interés en solucionar el acentuado caos del transporte capitalino, solicitan a la autoridad distrital que la rentabilidad sea ajustada a 1,8 por ciento, mientras las cifras de los técnicos del Distrito apenas llegan a 1,5 por ciento. Elevarla más haría insostenible el Sistema Integral del Transporte Público con el agravante de que haría más costoso el peaje para los usuarios.

Al romperse las negociaciones, y continuar la parálisis de buses y busetas, los más perjudicados van a seguir siendo los cerca de cuatro millones de bogotanos que viven en los extramuros de la ciudad. El festín viene de parte de vehículos particulares y taxistas que cobran altas tarifas a su antojo por movilizar a los necesitados pasajeros.

Alfonso Pérez, presidente de Apetrans, señaló que la decisión del gremio será continuar con el cese de actividades, ante la negativa del Gobierno y el Distrito de aceptar el 1.8 por ciento de rentabilidad, además denunció que el alcalde Samuel Moreno no ha asistido a las tres reuniones programadas para dar solución a la situación de caos que se presenta en la capital.

La posición de la Administración sigue siendo la misma: ofrecer una rentabilidad superior al 1,5% se hace insostenible para el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP).

Sin embargo, la secretaria de Gobierno, Clara López, aseguró que la última palabra la tendrá el alcalde Samuel Moreno, quien ha reiterado que ofrecer un porcentaje mayor perjudica la sostenibilidad del proyecto.
El último pedido del representante de los transportadores es 1,7 por ciento para la rentabilidad, pero de parte del Distrito la propuesta pasa a estudio.

"Vengo con actitud conciliadora y espero que el alcalde muestre interés por los puntos que hemos planteado para solucionar el paro de transportadores", dijo Alfonso Pérez, presidente de ese gremio al ingresar a la Alcaldía.

Mientras sigue el tira y afloje entre los pequeños propietarios de buses y la administración del alcalde Samuel Moreno, la ciudadanía se afecta, la economía se resquebraja y lo que es peor, otros sectores quieren sacar provecho del desorden y caos: los camioneros, que buscan rebaja en el pago de los comparendos, los taxistas y hasta las gasolineras.

Tren de la Sabana 

La Alcaldía Mayor anunció que el tren de La Sabana estará habilitado mientras se levanta el paro.

Realizará un recorrido desde la estación de La Sabana hasta el municipio de La Caro, en cada sentido el tren hará 13 paradas y movilizará a 500 pasajeros.

El medio de transporte fue habilitado para apoyar la movilización de los capitalinos durante los días que no se cuente con el servicio público colectivo, el pasaje costará 1.500 pesos.

Temas relacionados