Aprovechamiento de residuos, requisito clave en licitación de Doña Juana

El 16 de abril es el último plazo para presentar ofertas; el 20 de mayo se firmará el contrato por $230 mil millones.

Con un presupuesto cercano a los 230 mil millones de pesos y una vigencia de once años, la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP) publicó los pliegos de condiciones de la licitación para adjudicar el manejo del Relleno Sanitario Doña Juana (RSDJ).

Uno de los requisitos principales que deberán cumplir los oferentes interesados en el millonario negocio será la presentación de alternativas de aprovechamiento de los residuos que ingresen al relleno provenientes del servicio ordinario de aseo.

Es decir, que cada oferente deberá proponer una estrategia para reincorporar al ciclo económico y productivo los residuos sólidos por medio de la reutilización, el reciclaje, la incineración con fines de generación de energía, el compostaje o cualquier otra modalidad que conlleve beneficios sanitarios, ambientales, sociales y/o económicos.

De los 16 puntos del contrato, tres están relacionados con el aprovechamiento de residuos. Quien gane la licitación deberá obtener los permisos, autorizaciones y licencias exigidas por las autoridades.

Dentro del presente proceso está contemplado como un derecho, que el concesionario desarrolle todos los mecanismos de aprovechamiento que considere técnica y económicamente viables bajo su única responsabilidad; para dicha actividad el concesionario podrá utilizar hasta el 20% de los residuos que ingresan a Doña Juana.

"Los mecanismos de aprovechamiento al interior del relleno podrán contemplar cualquier tipo de tecnología excepto aquellas cuyo fin sea la producción, tratamiento y aprovechamiento de Biogás a partir de los residuos sólidos, con la salvedad de que éstos podrán ser implementados solamente para la producción de la energía requerida para la operación del Sistema de Tratamiento de Lixiviados", señala puntualmente los pliegos de condiciones.

Así mismo, el Concesionario estará en libertad de proponer técnicas o prácticas de acondicionamiento previo de los residuos a ser aprovechados o dispuestos en el relleno sanitario.

"La selección e implementación de las tecnologías se hará bajo la responsabilidad y riesgo del nuevo operador, sin poner en peligro la operación, la estabilidad o a la comunidad vecina del relleno y cumpliendo las normas técnicas y ambientales vigentes, lo cual será supervisado por la Uaesp directamente o por conducto de la Interventoría".

En este mismo sentido, el concesionario podrá realizar aprovechamiento de biogás proveniente de los residuos, única y exclusivamente con el objeto de producir la energía para la operación de la planta de lixiviados, para lo cual deberá atender todas y cada una de las exigencias ambientales requeridas por la Corporación Autónoma Regional (CAR).

Manejo de Doña Juana

La Uaesp bajo una viabilidad técnica, económica y jurídica unificará la operación del relleno sanitario Doña Juana y el manejo de los lixiviados (líquidos en descomposición). La licitación se realizará a través de un proceso único contractual, con un solo operador y una sola interventoría.

Esta unificación tiene un costo de $230 mil millones de pesos; pero la idea es que con esta medida se reduzcan las tarifas de aseo puesto que ya no se tendría que pagar por aparte la disposición final y el tratamiento de líquidos.

Actualmente, los consorcios encargados del relleno sanitario son Aguas de Bogotá, encargado de la disposición final de basuras y STL S.A maneja el tratamiento de líquidos.

La Uaesp contará con los interventores externos e internos, nacionales y/o extranjeros, que considere necesarios para ejercer la supervisión y control de la concesión materia de este proceso licitatorio.

 

últimas noticias