Aseguran $20.000 millones para estudios y diseños detallados de Planta de Tratamiento Canoas

La plata se la entregó la CAR Cundinamarca al Acueducto de Bogotá. El cierre financiero de la obra, sin embargo, no está definido.

Río Bogotá. / Foto: Archivo El Espectador

Poco a poco se despeja el camino para construir la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Canoas (PTAR Canoas), que descontaminará la cuenca media y baja del río Bogotá, puntualmente de los residuos que le vierten los habitantes del sur de la ciudad. Este viernes, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) anunció que le entregó $20.000 millones a la Empresa de Acueducto de Bogotá para que comience a contratar estudios y diseños de detalle de esa megaobra, que quedará ubicada en Soacha.

De ese dinero, el Acueducto deberá invertir $14.337 millones en los diseños de detalle del tratamiento de las aguas residuales. Otros $980 millones son para contratar el estudio de impacto ambiental de la obra.

Los $4.975 millones restantes deberán destinarse a contratar los diseños de detalle de la estación elevadora Canoas, con la cual se pretende alzar las aguas tratadas para generar energía eléctrica.

El gerente de la Empresa de Acueducto, Germán González, anunció, por su parte, que esa entidad tiene separados $350.000 millones para la construcción de la PTAR Canoas. Sin embargo, la obra aún no tiene cierre financiero, es decir, no está asegurada toda la plata para financiarla.

De acuerdo con Néstor Franco, director de la CAR, cuesta cerca de $3.6 billones. En la financiación también deben aportar el Gobierno Nacional y la Gobernación de Cundinamarca.

Mientras las distintas entidades involucradas apenas consiguen la plata para financiar esta obra, en el occidente ya está contratada la ampliación de la PTAR Salitre, que trata las aguas residuales del noroccidente de Bogotá que van a dar al río.

El lío con Odebrecht

La construcción de la PTAR Canoas es otro de los mandatos de la sentencia 479 de 2004, que ordena recuperar el río Bogotá.

En 2009, la Empresa de Acueducto, durante la Alcaldía de Samuel Moreno (2008-2011), contrató la construcción de un túnel interceptor entre el río Tunjuelo y la futura PTAR Canoas. El ganador del contrato fue un consorcio integrado por empresas del grupo Solarte y la brasileña Odebrecht. Después de múltiples tropiezos, en 2012 los contratistas abandonaron las obras sin terminar. Estaban en el 95 %. Las tuneladoras quedaron enterradas.

Germán González, gerente del Acueducto, explica que ese contrato fue liquidado, pero las obras deben terminarse y espera que eso se concrete en 2017. “Hay que sacar las tuneladoras y sacar adelante el túnel”, precisa.

Temas relacionados
últimas noticias