Obras iniciarían en 2019 y estarían listas para 2023

Aseguran recursos para la PTAR Canoas, obra para descontaminar río Bogotá

Ya hay cierre financiero de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) Canoas. Se requieren $4 billones para tratar las aguas residuales producidas por los habitantes del sur de Bogotá y del municipio de Soacha.

Río Bogotá. / Foto: Archivo El Espectador

Este lunes se dio un nuevo paso en la tarea para descontaminar la cuenca media y baja del río Bogotá. La administración distrital, la Corporación Autonoma Regional de Cundinamarca (CAR) y la Gobernación firmaron el cierre financiero que permitirá la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Canoas (PTAR Canoas), ideada para tratar los residuos que vierten los habitantes del sur de Bogotá.

Según el alcalde de la capital, Enrique Peñalosa, se invertirán recursos por el orden de los $4,5 billones, buscando limpiar no solo el río Bogotá, sino también Tunjuelo y Fucha. Para la PTAR Canoas la CAR destinará $1,5 billones, mientras que la Gobernación y la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAB) aportarán el dinero restante.

“Noticia histórica para Bogotá y Colombia: Conseguimos los recursos, acordamos con la CAR, y limpiaremos totalmente el río Bogotá (…)  En ocho años se podrá nadar en el río Bogotá”, aseguró Peñalosa.

Por su parte, la CAR aseguró que con el cierre financiero arranca la etapa contractual del proyecto, de cara a que en 2019 se contrate la megaobra y que en 2023 ya esté plenamente en funcionamiento.  La construcción de la PTAR Canoas está contemplada en la sentencia 479 de 2004 proferida por el Consejo de Estado, que ordena recuperar el río Bogotá.

Con la construcción de la PTAR Canoas, que trataría 14 metros cúbicos de aguas residuales por segundo, se busca descontaminar el agua de las cuencas de los ríos Fucha y Tunjuelo.

La PTAR Canoas y la PTAR El Salitre (actualmente en obras de ampliación y optimización adelantadas por la CAR) se encargarán de la mayor parte del saneamiento en la cuenca media del río Bogotá, en donde se produce cerca del 80% de la contaminación vertida al afluente.

Según la CAR, alrededor de 146 mil toneladas de contaminación dejarán de llegar al eío Bogotá cada año, gracias a la PTAR Canoas y otras 40 plantas cofinanciadas por la autoridad ambiental: “Estas obras garantizan que las aguas que transcurren por la cuenca baja vuelvan a tener vocación agropecuaria, puedan ser utilizadas para captación de acueductos y ser el epicentro del turismo en esos municipios”, declaró el director del organismo, Néstor Franco.