Aseguran que rumba extendida podría aumentar el microtráfico

Siguen los cuestionamientos por la propuesta de la Alcaldía de ampliar el horario de rumba.

Fuertes cuestionamientos que van desde irresponsabilidades, improvisación, falta de planeación, ausencia de controles y sanciones, hasta que es una medida improcedente, formularon algunos concejales de Bogotá sobre la propuesta de prolongar la rumba hasta las seis de la mañana en varios sectores de la ciudad por parte de la Administración Distrital.

Para el concejal Julio Cesar Acosta, la propuesta de rumba segura hasta las seis de la mañana podría conducir a complicaciones más delicados, como sería el aumento del microtráfico en las zonas donde se pretende adelantar el programa.

“Todo esto es crónica de una muerte anunciada, en repetidas ocasiones se solicitó información sobre los controles que las alcaldías locales realizaban a estos sitios nocturnos pero como era de esperarse la respuesta fue que no se habían impuesto sanciones por conceptos como riñas, contaminación auditiva, inseguridad y otros”, advirtió el cabildante Acosta.

Por su parte, el concejal Darío Fernando Cepeda tildó de “payasada” la medida adoptada por el alcalde Petro y como una absoluta falta de autoridad la situación de que los amanecederos sigan funcionando en la ciudad.

“Simplemente es un problema de autoridad, esto no es serio, es una payasada. Acá estamos llorando a carcajadas porque el llanto se nos acabó, porque esta administración va al garete, tomando decisiones en la marcha sobre problemas”, afirmó.