Así agreden a los conductores del SITP