Así narran testigos cómo fue la explosión de carrobomba en la Escuela General Santander

El atentado conmocionó a vecinos, transeúntes y, por supuesto, uniformados de la institución, quienes entraron en pánico tras la fuerte explosión. Estos son algunos testimonios del hecho.

Mauricio Alvarado - El Espectador

Vecinos y personas que transitaban cerca de la Escuela de Cadetes General Santander vivieron momentos de pánico y confusión luego de que, hacia las 9:30 a.m. de este jueves, explosionara un carrobomba en el campo de paradas del complejo policial. El atentado deja, hasta el momento, 9 personas muertas y 54 más heridas según reportes del Ministerio de Defensa y la Secretaría de Salud.

Si bien no existen aún hipótesis oficiales o líneas de investigación sobre el atentado, versiones de personas que aseguran haber estado en el lugar de los hechos indican que se habría tratado de una camioneta que entró a la escuela a toda velocidad, hasta que la bomba que llevaba el vehículo explosionó, causando así la tragedia.

Una de las versiones principales se confeccionó mediante el testimonio de una mujer que trabaja como veedora para la Policía y Fuerzas Militares, y que catalogó el hecho como un atentado terrorista. De acuerdo con la testigo, la camioneta ingresó a la General Santander de manera abrupta y tras unos minutos se produjo la explosión.

"Yo estaba cerca de la escuela cuando sentí la explosión, entonces me fui a mirar qué era y, cuando llegué, una señora muy angustiada me dijo que una camioneta entró abruptamente, casi llevándose a los policías, y después de eso sonó una explosión. Aquí cerraron todo y la ayuda de la Policía llegó muy rápido", dijo a El Espectador la veedora.

Por su parte, quien sería una estudiante de la escuela y cuya identidad fue reservada dio detalles de cómo ocurrió el hecho. De acuerdo con su versión, el conductor no ingresó saltándose los filtros de seguridad, sino que intentó ingresar como visitante más con la bomba al interior de la camioneta. La carga fue detectada por los perros antiexplosivos y el conductor, al verse sorprendido, aceleró hasta que se producjo el accidente que hoy enluta al país. 

“La camioneta llegó a la guardia, estacionó para ingresar y, mientras le hacían el registro, un perro detectó el explosivo. Apenas el tipo se vio descubierto, arrancó con la camioneta, se la pasó por encima al policía de la guardia y lo mató. Otros tres policías lo persiguieron y el tipo se chocó con el alojamiento y ahí explotó la camioneta. Es horrible, muy duro, pero yo gracias a Dios no estaba allá porque no tuve clase”.

Las autoridades están tras la pista de la forma en que ocurrieron los hechos. Por ahora, lo únicos detalles que se conocen del atentado los reveló el fiscal general Nestor Humberto Martínez. En rueda de prensa desde la Escuela General Santander, el fiscal anunció que la camioneta usada para el ataque era una Nissan Patrol modelo 93 con 80 kilos de pentolita.