Se adelanta un censo para cuantificar las afectaciones

Así enfrentan las heladas los municipios más afectados de Cundinamarca

Noticias destacadas de Bogotá

Aunque las heladas ocurren cada año, las temperaturas bajo cero que se han presentado durante varias noches en municipios del departamento tienen en alerta a los alcaldes electos, que inician su gestión sorteando este fenómeno climático.

Sí, es cierto que las heladas son un fenómeno con el que tienen que lidiar los residentes, agricultores y floricultores de la Sabana de Bogotá en cada inicio de año. En ese sentido, los afectados se preparan para esta temporada de bajas temperaturas, pero ¿qué tan preparados están los alcaldes electos de los municipios cundinamarqueses para afrontar esta contingencia?

Aunque se trata de una situación “cantada”, el Ideam, los alcaldes y los agricultores coinciden en que las bajas temperaturas de los primeros días de 2020 han sido más intensas y algunos municipios llevan varias noches consecutivas con temperaturas bajo cero.

Entendiendo lo compleja que puede ser la situación climática para el sector agrícola, el gobernador Nicolás García anunció el inicio de un censo en el departamento para cuantificar las pérdidas y los damnificados, y así generar ayudas desde la Secretaría de Agricultura.

El caso más extremo es el de Nemocón, ubicado en la Sabana centro, a 45 kilómetros de Bogotá, donde, del 4 al 8 de enero, se presentaron temperaturas bajo cero. De hecho, el 8 de enero bajó a -4 °C, según reporte del Ideam. El alcalde de ese municipio, Julián Alfredo Rodríguez, afirma que avanzan con una caracterización para consolidar las afectaciones que deja la segunda semana de heladas y, hasta el momento, se estima un impacto en alrededor de 400 hectáreas. “Se han dañado pastos, cultivos de papa, hortalizas y estamos muy atentos al estado de las flores, que representan un alto porcentaje en la economía del municipio”, indicó el alcalde.

Agregó que para atender la situación se activó un Consejo Municipal de Gestión del Riesgo que plantee estrategias de mitigación, además de sostener una comunicación directa con las juntas de acción comunal que los mantenga al tanto de lo que está pasando.

La idea es condensar el censo de afectaciones para entregar la documentación a la Secretaría y el Ministerio de Agricultura, con el fin de que estas entidades brinden alternativas para quienes han sufrido pérdidas económicas por las condiciones climáticas. Cabe recordar que Nemocón es productor de productos base como papa, maíz, hortalizas, frijol, alverja, cebolla y habichuela, entre otros.

Subachoque

Ubicado en la Sabana occidente, a 45 kilómetros de Bogotá, la temperatura de este municipio ha bajado hasta los -0,6 °C, lo que amenaza los cultivos de papa, maíz, zanahoria y fresas que allí se producen.

Según el alcalde Jairo Martínez, se estima que un 30 % de los cultivos están afectados por esa condición climática. Sin embargo, los agricultores han implementado el riego de sus cultivos en horas de la madrugada para combatir las heladas. El problema con este método es que no se puede aplicar en los cultivos de las zonas más altas, donde no hay sistemas de riego y no es posible el acceso de carrotanques. “El Pantano, El Páramo y Guamal, donde se siembra papa, están perjudicados. Tenemos que estudiar cómo establecer un mecanismo de riego allí para amortiguar el clima”, indicó.

El mandatario considera que otra alternativa es que, en una próxima ocasión, los agricultores planifiquen sus siembras para que en esta época sus cultivos no estén en la última etapa (cosecha). Finalmente, dijo que en Subachoque también se está realizando un censo para apoyar a los afectados con créditos blandos o prórrogas en los plazos de las obligaciones que tengan pendientes en los bancos.

Mosquera

En este municipio de la Sabana occidente las temperaturas oscilan entre los 3 °C y 0,8 °C. El alcalde Gian Carlo Gerometta asegura que, hasta el momento, no se han reportado afectaciones por heladas. No obstante, también se está aplicando la técnica del riego para proteger los cultivos.

“Los agricultores están recogiendo parte de la cosecha y no presenta afectación alguna. Pero esperamos que la situación mejore para que no se afecte la seguridad alimenticia, no solo de la Sabana, sino también de Bogotá, donde somos abastecedores de mazorca, legumbres, papa, coliflor, repollo y cebolla cabezona”, expresó.

El funcionario dijo estar dispuesto las 24 horas para revisar las situaciones adversas que se puedan presentar. Por ello, realiza constantes visitas al territorio y mantiene canales de comunicación activos con el sector agrícola.

¡Necesitamos ayuda!

Eliseo Millán es un agricultor que asegura haber sufrido considerables afectaciones en cultivos ubicados en El Rosal, Tenjo, Tabio y Funza. Él asegura que las heladas le quemaron 150 fanegadas de maíz, 100 fanegadas de alverja y otras 100 de hortalizas.

“Necesitamos que el Gobierno nos ponga atención y nos apoye con insumos para el próximo semestre, porque los cultivos se acabaron. Hay que empezar de cero”.

El cultivador acepta que no estaban preparados para afrontar varios días de heladas y que, hasta el momento, no han recibido la visita de ningún funcionario que les manifieste apoyo o les enseñe métodos para cuidar los cultivos. “Ahora hay producto en Corabastos, pero en dos meses no vamos a conseguir alimentos. Los perjudicados no solo somos los agricultores, sino todos los bogotanos”, concluyó.

En Corabastos los precios se mantienen e incluso bajan

Contrario a lo que muchos creen, por estos días hay buena oferta de productos en Corabastos. Incluso, los precios de varios alimentos están por debajo de lo habitual. Así lo informó el coordinador de precios de Corabastos, Pedro Triviño, quien asegura que los efectos de las heladas se empezarán a sentir en veinte días o un mes. “La oferta es alta porque los agricultores aceleran los procesos de recolección, para evitar que el hielo dañe los productos en los cultivos. Esto hace que los alimentos lleguen en grandes volúmenes, obligando, incluso, a un descenso en la cotización”. Por ejemplo, el bulto de papa común, que cuesta $50.000, en estos momentos está en $45.000. El bulto de mazorca pasó de $60.000 a $45.000. La arveja verde, que estaba en $170.000 el bulto, hoy está en $140.000.

“No sabemos cuánto se vayan a incrementar los precios; depende de la participación y de los productos que se logren salvar, pero los que más se verán afectados son las hortalizas de hoja”. Por esto, se recomienda que prepare el bolsillo para un alza anunciada.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.