Análisis digital

Así se comportaron Twitter e Instagram durante los disturbios en Bogotá

Noticias destacadas de Bogotá

De acuerdo con una consultora en marketing digital, perfiles en redes sociales ayudaron a exacerbar la indignación durante el miércoles 9 y el jueves 10 de septiembre. Esa también es una de las principales tesis del Gobierno, que aseguró que hubo activistas digitales que incitaron a los hechos vandálicos de esas noches.

La historia de Bogotá dirá que durante las noches del 9 y 10 de septiembre de 2020 se libraron batallas campales, entre policías y ciudadanos, en al menos 50 barrios de la capital y su municipio aledaño de Soacha. Todo empezó en la madrugada del jueves 9, cuando dos policías se excedieron en el uso de la fuerza contra Javier Ordóñez, un ciudadano de 44 años, quien finalmente murió bajo custodia de los uniformados. La crudeza de los videos del abuso de poder sacaron a miles de ciudadanos a las calles para protestar contra ese y otros hechos de violencia policial, lo que derivó en vandalismo y nuevos excesos por parte de uniformados. Al final, además de la muerte de Ordóñez hubo otras 13, y casi 200 manifestantes heridos.

Más de 147 policías resultaron heridos y casi 50 Comandos de Atención Inmediata (CAI) fueron vandalizados (17 de ellos incinerados), algo que para el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, no fue aislado. Su tesis sobre lo ocurrido esas dos noches fue que redes urbanas del Eln infiltraron las protestas y, además, que desde las redes sociales se incitó a los hechos vandálicos que se registraron.

>LEA: Identifican 15 perfiles en redes que habrían incitado a la violencia durante protestas

Sobre la incidencia de guerrillas urbanas en las manifestaciones no hay todavía detalles, ni siquiera desde el Ministerio de Defensa. Pero sobre el papel que jugaron las redes sociales empieza a haber más información. Loor, una consultora en marketing digital y comunicaciones, emitió un informe que realizó luego de emplear varios softwares y análisis para determinar cómo se comportaron esas noches, sobre todo, Twitter e Instagram.

De acuerdo con el informe, las etiquetas #PoliciaCriminal, #JavierOrdoñez y #PoliciasAsesinos fueron las tendencias con mayor relevancia usadas esas noches, con más de 11 millones de impresiones en Instagram y más de 19 millones en Twitter. Según el análisis de la agencia de comunicaciones y marketing, el 50 % de los mensajes monitoreados incluían contenido explícito, invitando a agresiones contra miembros de la Policía.

>LEA: Muerte de Javier Ordóñez: “Inconformismo y oportunismo”, las razones detrás de las protestas

Asimismo, el reporte encontró que el 65 % de las cuentas analizadas tienen menos de 1.000 seguidores y el 16 %, menos de 60 seguidores. El rastreo también encontró que todos los perfiles monitoreados superan el 95 % de seguidores reales, así que son cuentas genuinas.

“¿Cómo perfiles con tan pocos seguidores pudieron tener un alcance tan alto?”, cuestiona la publicación. Según Paola Méndez, directora general de Loor, además de eso es interesante que algunos perfiles analizados tienen menos de un mes de creación. “Llama la atención cómo perfiles con tan pocos seguidores hacen una convocatoria tan grande. Por ejemplo, en Twitter las menciones ascendieron a 29,442 tweets, 22,566,206 personas alcanzadas y consiguieron impactar 44,994,180 veces en total, esto solo con el #PoliciasAsesinos”, dice Méndez.

>LEA: Estas son las personas que murieron tras represión en las protestas en Bogotá

El análisis también incluyó el comportamiento de Facebook, en el que lo más recurrente fueron los cientos de videos con denuncias sobre los abusos por parte del Esmad y la Policía. La mayoría de publicaciones se centraron en los excesos de fuerza y se convirtieron en parte del material que la alcaldesa Claudia López le entregó a la Procuraduría y la Presidencia para evidenciar que ese día hubo un evidente abuso de poder.

“Los usuarios que realizaron la convocatoria y generaron el contenido en redes obedecen a perfiles de ciudadanos. Por lo que se puede llegar a concluir que este fue un malestar social acumulado que estalló por la inconformidad en otros temas como la crisis por la pandemia, la economía, el desempleo o por oposición, y que fue aprovechado por disidentes digitales para mover las masas”, concluye la directora de la agencia Loor.

Comparte en redes: