Así suplantaban a dueños de tarjetas de crédito en Bogotá

Según la investigación, las defraudaciones superaron los $816 millones, entre diciembre de 2016 y marzo de 2017. Cinco personas fueron cobijadas con medida de aseguramiento.

Utilizaban las tarjetas de crédito para comprar electrodomésticos y celulares de alta gama. Foto referencia

La Fiscalía señala a cinco personas de integrar una banda delincuencial dedicada a suplantar a dueños de tarjetas de crédito para realizar millonarias compras en establecimientos comerciales.

De acuerdo con el ente acusador, tres hombres y dos mujeres eran los encargados de elaborar cédulas falsas con las fotografías de los suplantadores, pero con los datos de los dueños legítimos de esas identificaciones. Posteriormente, se comunicaban con la línea de servicio al cliente de los bancos en donde las víctimas tenían tarjetas de crédito y pedían que bloquearan las tarjetas, ya fuera por hurto o pérdida.

Luego, dice la Fiscalía, se dirigían a una oficina de atención al público y solicitaban, con el documento falso, la reexpedición de una tarjeta, “la cual utilizaban hasta llenar el cupo máximo de la misma con la compra de electrodomésticos, especialmente televisores de alta gama y teléfonos celulares”.

Otra modalidad era a través del denominado cambiazo. Llamaban a las víctimas y se hacían pasar como miembros de la entidad financiera. Les ofrecían beneficios, como el aumento del cupo de la tarjeta y un cobro inferior de la cuota fija mensual.

En el momento en que las víctimas aceptaban dichos beneficios, eran visitados por los suplantadores para hacer el cambio de tarjeta: les entregaban una falsa y se quedaban con la original para realizar compras de electrodomésticos que eran comercializados después en el centro sur de la capital.

De acuerdo con la investigación, el valor de las defraudaciones superó los $816 millones, entre diciembre de 2016 y marzo de 2017.

Según la Fiscalía, los procesados -señalados de integrar la banda Los Guajiros- deben responder por el delito de concierto para delinquir con fines de falsedad en documento público, ideológico y material con circunstancias de agravación punitiva por el uso, y por el punible de estafa en concurso homogéneo y sucesivo.

Mientras a tres de ellos les impusieron medida de aseguramiento en establecimiento carcelario, dos de ellos obtuvieron el beneficio de detención domiciliaria.