Ataque contra la Policía de Chapinero

Investigan la explosión de un petardo abandonado a un costado del CAI del parque Lourdes que dejó tres heridos. Sería retaliación por los cierres de bares y por las capturas relacionadas con microtráfico.

El petardo explotó en frente del CAI de Lourdes a las 4:43 de la tarde, afectando 10 edificaciones. / Gustavo Torrijos

Eran las 4:43 p.m. cuando un estruendo acabó con la tranquilidad de los vecinos de Chapinero. Aquellos que transitaban por los alrededores de la iglesia de Lourdes fueron los primeros en sentir la vibración. El petardo, que explotó a un costado del CAI de la calle 63 con carrera 9ª, se escuchó 10 cuadras a la redonda. “La gente corría por todos lados, un policía estaba tirado sangrando y todos los vendedores ambulantes estaban en pánico”, comentó un cuidador de carros, que alcanzó a ver la escena.

La Secretaría de Salud reportó tres personas lesionadas: los policías Javier Mejía y Javier Rojas, y el portero de un edificio, identificado como Henry Alarcón (24 años). “Fueron aproximadamente 500 gramos de pentolita los que dejaron. Los heridos se encuentran fuera de peligro gracias a la acción inmediata de los cuerpos de salud”, señaló Milton Rengifo, secretario de Gobierno. Las autoridades registraron daños en 10 edificaciones: ocho viviendas, la iglesia de Lourdes y una sede de la Universidad Santo Tomás.

Aún es incierta la razón del ataque, sin embargo, tanto el alcalde Gustavo Petro como investigadores del CTI de la Fiscalía han dado pistas sobre un posible ataque contra el comandante de la Policía de Chapinero, Raúl Vera. El mandatario capitalino señaló en su cuenta de Twitter que en lo corrido de este año se han registrado 120 capturas por microtráfico en el sector.

Adicionalmente, la Alcaldía de Chapinero ha cerrado 85 amanecederos y clubes ilegales entre el 1° de enero y el 19 de mayo de este año, lo que demuestra un incremento del 93% en comparación con el año anterior. El comandante operativo de la Policía Metropolitana, Juan Carlos Vargas, no descarta esta hipótesis: “Indudablemente fue un ataque al CAI”.

Los ciudadanos que trabajan o habitan en la zona se mostraron bastante preocupados: “Sentimos una explosión muy fuerte. En ese momento salimos hacia el CAI y vimos al policía con el uniforme negro. Le sangraban manos, oídos y piernas. Todo el mundo empezó a gritar pidiendo auxilio”, aseguró Richard Solarte, quien trabaja en una peluquería del sector. Existe la hipótesis de que el petardo fue activado a control remoto.

Un sentimiento similar fue el de Andrés Felipe Carrillo, dueño de un local cercano: “Cuando escuché la explosión, de inmediato salí al parque y vi correr a un hombre moreno, de camiseta blanca y bluyín hacia el pasaje comercial que da hacia la parte de atrás del CAI. Fue la única persona que vi”.

Algunos vecinos, como Luis Antonio Pinzón, han contemplado abandonar la zona: “Hace 13 años tengo mi oficina en la zona y nunca había sucedido algo similar. ¿Quién pagará por los vidrios de mi casa? ¿Quién me asegura que no es peligroso vivir cerca de este CAI?”. No es sólo la indignación de Pinzón: los vecinos de la zona confirmaron que durante este fin de semana realizarán un acto de protesta contra lo ocurrido.

Temas relacionados
últimas noticias