Atraco en TransMilenio, muestra del aumento en hurto a personas

El asalto masivo ocurrió una semana después de que las autoridades lanzaron un plan piloto para mejorar la seguridad en el sistema.

En Bogotá, de acuerdo con un informe de la Secretaría de Gobierno revelado el sábado pasado, los homicidios se redujeron en 17,2%; el hurto a residencias disminuyó un 21%; el hurto en bancos bajó un 47,4%; y el hurto de vehículos se redujo en un 8,3%. El hurto a personas, sin embargo, subió 9%. De este problema es un ejemplo lo ocurrido el lunes en la noche en el norte de la ciudad, cuando varios hombres (los testigos hablan de entre 6 y 11) atracaron a una veintena de pasajeros de un bus de TransMilenio.
 
El revuelo mediático fue inmediato. Usuarios del sistema de transporte comenzaron a dar declaraciones desde el mismo lunes, contando cómo los ladrones se bajaron del bus en la estación Alcalá (Autopista norte entre calles 134A y 137) y huyeron exponiendo sus armas blancas, así como los celulares y el dinero que habían robado segundos antes. En la estación, los clamores ciudadanos no encontraron un policía que los escuchara.
 
La misma Policía invita a entablar denuncias formales, pues hasta ayer ningún testigo ni ninguna víctima se habían acercado a las autoridades a contar lo ocurrido. La institución, sin embargo, ofrece una recompensa de hasta $20 millones para quien aporte información que permita capturar a los delincuentes. Además, trabaja en la elaboración de retratos de los asaltantes, basada no en testimonios de testigos de este hecho, sino en reportes sobre una banda a la que le siguen la pista.
 
El hecho, sin embargo, es desconcertante sobre todo porque se presentó justo una semana después de que la Alcaldía y la Policía lanzaran un plan piloto de seguridad para TransMilenio. El objetivo es, de acuerdo con la secretaria de Gobierno, Gloria Flórez, “integrar la acción policial con una presencia mayor de gestores de convivencia y seguridad que despliegan todo su trabajo para apoyar y fortalecer el trabajo en el sistema”. Las estaciones priorizadas son las del centro, desde la estación Antonio Nariño hasta la Calle 39 (sobre la Avenida Caracas) y desde Las Aguas hasta la Carrera 30 con Calle 13. Es decir, Alcalá no entró en esta etapa del plan.
 
El miércoles pasado, durante el Día sin carro, una jornada en la que el uso de TransMilenio aumentó en 6%, un hombre asesinó con arma blanca a un vendedor de maní con el que discutía. En ese caso el atacante sí fue capturado. En el caso de Alcalá, hay registros de cámaras de seguridad que muestran a los atracadores huyendo de la estación.
 
Este año se han conocido a través de los medios de comunicación al menos dos hechos similares. Uno, el 18 de febrero en la estación Profamilia (Avenida Caracas con calle 34), cuando un grupo de seis hombres, según una testigo, se subió a un articulado y con armas blancas amenazó a los pasajeros para que les dieran sus pertenencias. Una semana antes, en la estación de la Calle 63, también sobre la Caracas, una joven denunció un hecho similar después del cual la Policía dibujó un retrato hablado, pero aún no hay capturas.
 
La inseguridad en TransMilenio se suma a las quejas por las fallas en la prestación del servicio, sobre todo por la falta de una oferta suficiente de buses ante una demanda de pasajeros que ha crecido. De ahí el plan piloto que cumple una semana y que deberá irse ajustando en la medida en que se identifican puntos vulnerables a partir del hechos como los ocurridos en la estación Alcalá.
 
Tras el aumento en el hurto a personas reseñado al comienzo, la Secretaría de Gobierno anunció que se definió “una respuesta integral en aquellas zonas más afectadas, que corresponde al sector que va desde la Calle 6 hasta la Calle 72, y de la Avenida Circunvalar hasta la Carrera 17, que es donde también se registra una mayor población flotante, bien por motivo de trabajo, de estudio o de diligencias”.