Conversatorio de Colombia 2020

hace 6 horas

Aumentó esperanza de vida de los bogotanos

Pasó de 72 a 75 años.

Mientras que hace diez años los bogotanos tenían una expectativa de vida al nacer de 72 años, el año pasado aumentaron su esperanza de vida a 75. A esto se suma que las mujeres tuvieron mayor expectativa de vida que los hombres con una diferencia de 5,6 años aproximadamente.

Los bogotanos han elevado su esperanza de vida por la reducción gradual de muertes violentas en la última década, al pasar de 61.7 por 100.000 habitantes a 38.8. Para todos los casos, el homicidio fue la mayor causa de muertes violentas, seguida de los accidentes de tránsito, las muertes accidentales y, por último, el suicidio.

Estas cifras hacen parte del estudio "Vivir en Bogotá: Índice de Desarrollo Humano 2010" que reveló la Veeduría Distrital como una manera de evaluar la esperanza de vida de los capitalinos, así como el nivel educativo y el acceso a los bienes materiales que permitan un nivel de vida digno.

“Algunas de las metas que incluyó la Administración Distrital en su Plan de Desarrollo han contribuido al aumento de la edad promedio de vida de los habitantes de la ciudad”, dice la Veeduría.

Una de éstas fue la reducción en la tasa de mortalidad infantil, que el año pasado se ubicó en 11 por cada 1.000 nacidos vivos, superando uno de los objetivos del milenio trazados por Colombia sobre este tema (14 por cada 1.000 nacidos vivos). “Sin duda se trata de un logro muy importante si se tiene en cuenta que hace diez años la tasa en la ciudad era de 18.5 muertes en menores de un año”, dice el informe.

De acuerdo con el estudio de la Veeduría Distrital, la evolución de la tasa de escolaridad (primaria, secundaria y superior) ha pasado de 0.72 en el año 2000 a 0.877 en 2010. Sin embargo, para el organismo de control el Distrito debe continuar trabajando en reducir los índices de población analfabeta, pues al igual que hace diez años Bogotá persiste con el 2.0% de las personas mayores de 15 años que aún no saben leer ni escribir. Lo anterior, se atribuye a que a la ciudad llegan cada día familias en condición de desplazamiento forzado, cuyo grado de escolaridad es muy bajo.

Así mismo, la Veeduría Distrital sugirió redoblar esfuerzos para lograr que los jóvenes accedan a la educación superior en la edad establecida (tasa neta de escolarización), es decir, entre los 17 y 24 años, pues se encontró que en 2010 más del 65% de los adolescentes cursaban la universidad por fuera del promedio de edad ideal (tasa bruta de escolarización).

El Índice de Desarrollo Humano para la ciudad también se midió a través del Producto Interno Bruto (PIB) que registró un crecimiento del 3.3 por ciento en 2010 con respecto al 2009.

El estudio de la Veeduría Distrital concluye que cada día se cierra más la brecha de la mujer frente al hombre en cuanto a igualdad de género se refiere. Muestra de ello es que para el año anterior el porcentaje de participación en el ingreso fue de 89 para los hombres y 84 para las mujeres. Esto quiere decir que por cada $100 de ingresos salariales que recibió el hombre, la mujer obtuvo $94.3, aproximadamente.