Aumentó percepción de inseguridad en las calles bogotanas

La encuesta se les realizó a 9.867 personas, durante noviembre y diciembre del año pasado. Dentro de los resultados que sobresalen está que el 89% de los encuestados se sienten inseguros en Transmilenio.

CortesíaMónica De Greiff, Gustavo Petro y Humberto Guatibonza
El 49% de los ciudadanos se siente más inseguro en Bogotá, a pesar de que ha disminuido el porcentaje de víctimas directas de delito a un 6%, con respecto a 2013. Así lo reveló la encuesta de percepción y victimización, que realiza la Cámara de Comercio de Bogotá, en las 20 localidades. 
 
La encuesta, que fue realizada a 9.867 personas, durante noviembre y diciembre del año pasado, también arrojó que la mayoría de los entrevistados cree que aumentó la percepción de inseguridad por la presencia de grupos al margen de la ley. El delito que más les preocupa a los ciudadanos es el hurto con un 49% y el objeto más robado es el celular con un 35%. Los lugares donde más inseguras se sienten las personas son: el transporte público con un 57%, seguido de las calles, con un 45% y los parques, con un 41%. 
 
Una de las cifras que preocupa es que el 89% de las personas se sienten muy inseguras en Transmilenio. Las razones asociadas a esta percepción fueron: presencia de atracos 38% y mucha congestión 18%. Para el alcalde Gustavo Petro, esa sensación de inseguridad proviene del aumento de personas de escasos recursos en el sistema de transporte. Muchos ciudadanos no estaban acostumbrados, según el burgomaestre, a ver a los habitantes más humildes de la capital y ahora que ya están dentro del panorama, con el subsidio que otorgó el Distrito, sienten que los van a agredir.
 
Otra cifra que también llamó la atención es que solo el 33% de las personas consultadas considera que el barrio donde vive es seguro. La razón principal para el ciudadano es que no le ha pasado nada (70%). Quienes consideran que su barrio es inseguro, lo asocian a muchos robos 39% y delincuencia común 27%. 
 
Víctimización
 
El 14% de los entrevistados dijo haber sido víctima directa de un delito y el 27% aseguró que algún integrante de su hogar lo fue. Es decir, que en total el índice de victimización fue del 41%. Hubo, según la Cámara de Comercio, una reducción de 6 puntos con respecto a la medición del segundo semestre de 2013.
 
Los delitos con mayor ocurrencia son el hurto de personas (75%), seguido del hurto de vehículos (8%), el hurto a comercio (6%), el hurto a residencia (6%) y las lesiones personales (3%). Preocupa que el 47% de los encuestados afirmó que cuando fueron víctimas de algún delito, el hecho ocurrió con violencia. La herramienta con la que más cometen las agresiones es el arma blanca con un 54%, seguido del arma de fuego, con un 26%. Aunque el hurto a celulares bajó, las modalidades fleteo y paseo millonario aumentaron del 7% al 15%. Las localidades donde más se presentan son Mártires (24,5%) y Tunjuelito (19,1%).
 
Para el alcalde, es importante resaltar que estas cifras demuestran que se logró con una de las metas de su mandato: disminuir el número de homicidios. Si bien es consciente de que se tienen mejorar los otros índices, Petro fue claro en que su objetivo primordial es disminuir este delito y resaltó el logro de la localidad de3 Chapinero, donde en 140 días no ha habido ningún asesinato. 
 
Esto lo confirmó Mónica De Greiff, Presidente Ejecutiva de la Cámara de Comercio de Bogotá: “Chapinero es una de las localidades que registró los mejores indicadores de la Encuesta: alta percepción de seguridad en el barrio (48%), indicador de victimización por debajo del promedio de la ciudad (13%) y una buena calificación del servicio de Policía (57%). Debemos analizar esta buena práctica para replicarla en toda la ciudad”.
 
Las localidades más críticas fueron los Mártires con un alto nivel de victimización directa (24.5%), baja percepción de seguridad en el barrio (14.8%)  y el nivel más alto de conflictividad (30,0%). Kennedy con la más alta percepción de aumento de inseguridad de la ciudad (62.1%). Ciudad Bolívar con el nivel más bajo nivel de denuncia (10,7%) y con los niveles más altos de contravenciones (31,6%). Usaquén con el nivel más alto de contravenciones (38,5%) y el tercer indicador más bajo de denuncia (18,6%). Engativá con el menor nivel de calificación del servicio de policía (20,4%) y dentro de los niveles más bajos de denuncia (20,3%). Bosa con un bajo nivel de denuncia (20,3%), un 36,5% de contravenciones y un alto aumento en la percepción de inseguridad (56%). 
 
Debe mejorarse la relación entre Policía y ciudadanos
 
Dentro de las prioridades que tiene ahora la Administración de Gustavo Petro está aumentar el número de denuncias. Solo el 26% de las víctimas acudieron a las autoridades a reportar lo sucedido. Esta última cifra tiene mucha relación con la incredibilidad de los ciudadanos en las instituciones gubernamentales. En el paquete de las razones para no denunciar preponderan el largo tiempo del trámite, con un 27% y la falta de confianza en la autoridad, con un 25%. También es alarmante que solo el 39% de los ciudadanos califican como bueno el servicio de la Policía. En este aspecto, una de las recomendaciones de la Cámara de Comercio de Bogotá es fortalecer el modelo de vigilancia por cuadrantes y el sistema de la justicia. 
 
Para Petro, la sensación de inseguridad también proviene de la ausencia de una justicia operante. De hecho, en la rueda de prensa, el mandatario le pidió al presidente Juan Manuel Santos darle prioridad a la reforma a la justicia, porque si bien la Alcaldía de Bogotá puede mitigar el problema, las leyes deben cambiarse. Una teoría que no es tan descabellada, cuando se detalla que para los ciudadanos las acciones que deben priorizarse para mejorar la seguridad está mejorar la justicia (más penas, más cárceles), con un 36% y acabar con la corrupción de la Policía, con un 25%. 
 
El General Humberto Guatibonza, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, añadió a este punto que espera que este año cambie dicha percepción, pues desde finales del año pasado se está implementando la estrategia de atacar las estructuras criminales. Por ejemplo, en el caso de hurto a viviendas se reúnen múltiples pruebas y se investigan a varias personas de la banda para que no solo sean castigados como hurto calificado y agravado, sino también por concierto para delinquir. Así, los delincuentes pagarían más años de cárcel y la gente volvería a sentirse más tranquila. 

549290

2015-03-14T08:37:55-05:00

article

2015-03-15T11:31:38-05:00

none

Redacción Bogotá

Bogotá

Aumentó percepción de inseguridad en las calles bogotanas

59

6917

6976