Autoridades nacionales y distritales, a explicar vigencias futuras para el metro de Bogotá

En un plazo de 10 días el alcalde Enrique Peñalosa, así como funcionarios del Gobierno Nacional, tendrán que explicar si los $4,1 billones aprobados para financiar el metro se destinarán a un sistema elevado o subterráneo.

El alcalde Enrique Peñalosa, desde su campaña, demostró su descontento con la construcción de un metro subterráneo, como lo dejó estructurado el exalcalde Gustavo Petro. Desde entonces se la jugó por desenterrar la obra para construir un metro “alto y esbelto”

Un juzgado de Bogotá admitió una acción de cumplimiento que obliga a las autoridades tanto distritales como nacionales rendir un informe en el que expliquen si las vigencias futuras aprobadas por el Concejo para financiar el metro de la ciudad corresponden a un sistema elevado o, por el contrario, a uno subterráneo.

La decisión, proferida por el Juzgado 54 Administrativo del Circuito Judicial de Bogotá, le da un plazo de 10 días al alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa; a sus secretarios de Hacienda y Movilidad, Beatriz Helena Arbeláez y Juan Pablo Bocarejo, respectivamente; al director de Planeación Nacional, Simón Gaviria; al ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas y al presidente de la Financiera de Desarrollo Nacional, Clemente del Valle Borraez, para que respondan el requerimiento.

La acción de cumplimiento fue interpuesta por el concejal Hollman Morris (Progresistas), quien explicó que el recurso pretende que se haga el metro subterráneo en Bogotá, teniendo en cuenta que es el único que cuenta con estudios que avalan su pertinencia.

Por este mismo caso, la Fiscalía General de la Nación tiene en la mira a 28 concejales de Bogotá. El ente investigador verifica si ellos cometieron un delito al aprobarle al alcalde de Bogotá las vigencias futuras por $4,1 billones para financiar el 30 % del metro. (Lea: Cómo 28 concejales de Bogotá terminaron en la mira de la Fiscalía por un voto)

La Fiscalía –que no ha abierto una investigación formal– comenzó a indagar si, como lo argumenta el denunciante, Germán Navas Talero, representante a la Cámara del Polo Democrático, los concejales incurrieron en prevaricato al aprobar las vigencias futuras sin que la obra cuente con estudios de detalle, como manda la ley. (Lea: En aprobación de vigencias futuras para el metro: ¿metió la pata el Concejo de Bogotá?)

El aparente lío está en que Peñalosa solicitó la aprobación de esos recursos a sabiendas de que los destinará al metro elevado que pretende construir (que carece de esos estudios) y no al subterráneo (que ya cuenta con estos).

Las vigencias futuras fueron aprobadas por el Concejo en abril pasado; sin embargo, pasados ocho meses, la Administración Distrital no las ha utilizado. Por ello, en caso de que no las comprometa en lo que resta del año –poco más de 15 días– estas caducarían, por lo que el alcalde tendría que presentar un nuevo proyecto de vigencias futuras para el año entrante. En ese escenario, Peñalosa podría –ahora sí– presentar los estudios correspondientes a su metro elevado.