Avanza construcción de troncal de Transmilenio por la Séptima

El alcalde Enrique Peñalosa contrató nuevos estudios para complementar los que se hicieron en 2007. La licitación de la obra se haría en 2017.

Archivo El Espectador.

Desde su regreso al Palacio Liévano, Enrique Peñalosa nunca ha ocultado su objetivo de ampliar y mejorar el sistema de transporte del que es padre: TransMilenio. Por eso la construcción de la troncal por la Carrera Séptima, avenida que recorre el oriente de Bogotá de sur a norte, ya está en marcha. La Administración Distrital, por medio del Instituto de Desarrollo Urbano de Bogotá (IDU) se encuentra en revisión de estudios y diseños que se tienen desde 2007 para lel levantamiento del nuevo corredor vial del sistema de transporte masivo. No obstante, dichos diseños han sido rechazados en gran parte y se han contratado unos nuevos.

El Distrito, a través de la Secretaría de Movilidad y la Gerencia del sistema, ha manifestado repetidamente la prioridad que tiene esta troncal, por lo que no se ha escatimado en esfuerzos para sacar adelante la nueva troncal. Incluso, según el mismo Peñalosa, la troncal de TransMilenio por la Séptima es una de las megaobras prioritarias prevista para los próximos años. Para ello, aparte de la contratación de nuevos estudios, que reforzarán los que ya se tienen, estudian cómo hacer una troncal que mejore el corredor vial en todo sentido, y que no incida en el angosto tramo que tiene la Séptima, que es la principal discrepancia que han expresado los habitantes del trayecto que recorrería la nueva vía.

El objetivo inicial, según la gerente de Transmilenio, Alexandra Rojas, es que la troncal se construya con base en los estudios que se realizaron en 2007, con las modificaciones que aporten los nuevos estudios. La obra "está pensada desde la calle 170, desde el Museo Nacional, aunque el trazado definitivo está sujeto a estudios", dijo Rojas a Caracol Radio, por lo que se confirma que la troncal irá de norte a sur y no un pequeño tramo de la Séptima, como alguna  vez fue propuesto. Así, Peñalosa planea añadir más kilómetros de rutas de TransMilenio a los 111 que hay actualmente. De hecho, el Distrito ha afirmado que espera duplicar esa cifra cuando dejen el poder, en 2019.

La troncal, desde ya, tiene varios peros. Una vez el alcalde de Bogotá anunció que la nueva vía era una prioridad y, de hecho, la primera que su administración iba a construir, varios concejales como Germán García (Partido Liberal) o Manuel Sarmiento (Polo Democrático) reaccionaron de inmediato y rechazaron la idea. La estrechez, el suelo del corredor vial y el dinero que se debe invertir para la construcción, especialmente para la adquisición de predios, son los principales reparos que los cabildantes han hecho a la construcción. (Lea: Obstáculos de la troncal de TransMilenio por la Séptima)

Ambos concejales, entre otros que han rechazado la construcción, se apoyaron en un estudio hecho por la Universidad Santo Tomás, y con el cual se declinó la idea del entonces alcalde Luis Eduardo Garzón. Según ese documento, se debe hacer una inversión incalculable, que sobrepasaría el billón de pesos que tiene el Distrito para la obra. Para el concejal García ese dinero podría destinarse a obras más urgentes, incluso para el mismo sistema. Sarmiento, por su parte, asegura que el sistema no tendría cabida en la vía, y dice que la troncal generaría daños urbanísticos sobre la avenida.

Peñalosa ha dicho que Bogotá tendrá al final de su mandato hasta ocho nuevas troncales de TransMilenio. Las troncales de la Carrera Séptima, la Avenida Boyacá, Avenida Ciudad de Cali, la Carrera 68, la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO), la continuación de la calle 13 desde Puente Aranda, además de las adecuaciones en las troncales ya existentes por la Avenida Caracas y la Autopista Norte, son las vías que el alcalde espera dejar listas cuando abandone el Palacio Liévano.