Avanzan los híbridos por la carrera séptima

Empiezan a rodar 22 de los 200 buses ecológicos y nace la ruta exprés de Suba, que tendrá 10 paradas y llegará al Museo Nacional.

Cada bus híbrido tiene un costo aproximado de $500 millones. / Gustavo Torrijos

La carrera 7ª tendrá un respiro. Desde hoy empiezan a operar 22 buses híbridos (de los 200 que deben estar circulando en junio), que funcionan 70% con electricidad y 30% con combustible diésel. Y mientras esta avenida tendrá un beneficio ecológico, otros que tendrán un respiro serán los pasajeros de Suba, una de las zonas con mayor cantidad de viajeros en horas picos. Allí estrenarán la nueva ruta exprés, que tendrá 10 paradas y llegará al centro en una hora.

En el caso de la carrera séptima, se tiene previsto que los nuevos vehículos híbridos, con capacidad para 80 pasajeros, cubrirán la ruta L80 y M80, que desde octubre pasado circula entre la estación Bicentenario y la calle 73, donde los pasajeros hacen el transbordo a los buses complementarios de Tibabita, para seguir al norte.

El objetivo es que estos buses ecológicos, fuera de minimizar las emisiones de gases contaminantes, reemplacen las 38 rutas de transporte público tradicional, que operan por la 7ª con 2.000 vehículos y que transportan a diario casi 13.000 pasajeros. Según Rafael Pardo, el alcalde encargado de Bogotá, a medida que vayan llegando los nuevos vehículos, saldrán las rutas tradicionales.

Sus características de operación son simples: son buses que tienen dos motores independientes (uno eléctrico y otro diésel), que funcionan en diferentes momentos. El eléctrico es el que pone en marcha el bus y se mantiene activo a menos de 20 kilómetros por hora. Si supera esta velocidad, empieza a operar el motor diésel. Los nuevos vehículos representarán una inversión cercana a los $100.000 millones, que correrá por cuenta de los operadores privados.

 La ruta exprés

 Los buses duales, que hasta ayer cubrían esta ruta por la 7ª, ahora se destinarán para la nueva ruta exprés de Suba, con la que se busca mejorar la movilidad entre esta localidad y el centro de Bogotá. Se trata de la ruta C84 (sentido centro-Suba) y la M84 (sentido inverso). De acuerdo con la administración distrital, la nueva ruta circulará desde la Avenida Suba con 118 (10 cuadras más abajo del portal de Suba), se desplazará por esta avenida hasta la calle 80, allí subirá por la troncal, girará en la carrera 20 y luego en la calle 72, para llegar a la carrera 7ª, por donde circulará hasta el Museo Nacional.

En total, hará 10 paradas y transitará por los carriles mixtos, para recoger pasajeros, y avanzará por las troncales exclusivas de Transmilenio. Parará en la Avenida Suba con carrera 110, en 21 Ángeles, en la calle 100. Luego en la calle 72 con carrera 10ª y seguirá hasta la 7ª, donde parará en la calle 71, calle 60, calle 55, calle 40, calle 33 y finalmente en el Museo Nacional. Se estima que este recorrido durará máximo 70 minutos, beneficiando a 2.400 pasajeros en horas pico.

Esta ruta nace tras el éxito de la ruta exprés de la 80, que en horas pico mueve a casi 2.000 pasajeros. Por ahora, siguen los cambios en la movilidad, que buscan darle un respiro, tanto a la ciudad como a los pasajeros.

  Bueno, pero...

 Frente a este cambio de buses,  Germán Prieto, director de programa de gestión de transporte de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, comentó que es una buena medida, aunque al final no soluciona los problemas fundamentales de la movilidad en Bogotá. “Creo que los cambios de tecnología sirven para mejorar el ambiente. Sin embargo, es una medida incompleta, ya que es necesario que esté acompañada con un carril exclusivo, para que sea realmente una alternativa”. Prieto agregó que así usen buses híbridos o cualquier otro no se verán los beneficios ambientales ni de movilidad si van a operar en el mismo trancón de siempre. “Esta es una vía que tiene unos tramos muy lentos, algo que lleva a los ciudadanos a buscar alternativas de transporte como la moto o el carro particular. Y así reemplacen las rutas viejas, seguirán en la misma situación, porque ese espacio lo ocuparan otros carros particulares
y los buses quedarán en el mismo trancón”, concluyó.

 

 

últimas noticias