Avenida Caracas: de la época precolombina al metro

Casi dos millones de personas transitan al día por la Avenida Caracas. Su congestión y deterioro se ha vuelto paisaje para muchos bogotanos. En uno años podría ser parte del de la primera línea del metro. Desde la época precolombina hasta la modernidad, este corredor tiene una larga historia.

Avenida Caracas en 2016. Es el eje central del sistema Transmilenio.

La Avenida Caracas, este importantísimo corredor vial, descuidado y muy usado, tiene talvez una antigüedad que se remonta a épocas precolombinas cuando el comercio, la familiaridad y la guerra entre los Muiscas (nativos de la planicie de Bacatá) y sus primos los Chibchas (habitantes de territorios boyacenses), con la sabiduría del caminante, trazaron trocha para desplazarse entre estos dos inmensos territorios. (VER:Avenida Caracas: la columna vertebral del transporte en Bogotá) 

Para 1.890 se tiene un trayecto inicialmente diseñado y ejecutado para la línea del Ferrocarril del Norte. Para 1.933, el director del Departamento de Urbanismo de Bogotá, el arquitecto austriaco Karl Brunner, diseña en esta zona un bulevar, al mejor estilo europeo. Era un corredor con dos carriles vehiculares a los lados, adornado de árboles de roble, cómodos bancos y flores sobre un tapiz de prado, en medio de las anchas aceras y las casas tipo inglés, de las cuales aún podemos encontrar algunas bellamente restauradas; otras intervenidas, de manera churrigueresca, y las más, en estado de ruina o abandono a la vera de la Avenida. 

Para aquel año el censo de la ciudad era de 100.000 habitantes, que disfrutaron de este pulmón que tanto le podría servir hoy a nuestra Bogotá. El acuerdo Número 53 del 18 de noviembre de 1933, emanado del Consejo de la ciudad, ordeno denominar a este corredor vial: Avenida Caracas.

Foto: Archivo El Espectador

La Avenida Caracas

Es la arteria vial de mayor longitud en la ciudad, con sus 50,2 kilómetros. Atraviesa toda Bogotá de sur a norte. Inicia su recorrido urbano en la calle 84 sur, en el barrio Gran Yomasa, y termina en la Caro, en el municipio de Chía. Hacia el norte del monumento a Los Héroes, sobre la calle 80, toma el nombre distintivo de Autopista Norte.

Hacia finales de los años 60, Bogotá albergaba un censo de tres millones de personas y la Avenida Caracas desplazaba cerca del 80%  de los viajeros diarios. Por esto, en 1.967 se amplió la vía de dos a cuatro carriles vehiculares, sacrificando el bulevar central, los jardines y parte de los espacios peatonales.

Desde los años 40 y hasta los 80 funcionaron por la Avenida Caracas los buses del sistema trolebús, los de las tirantas, juntos y revueltos con los demás sistemas de transporte como buses, camiones y vehículos de tracción animal.

Para 1.989, la administración de Andrés Pastrana diseño y puso en funcionamiento el 20 de mayo de 1.990 la Troncal Caracas: su costo US$22 millones. Diez años después de su implementación, por inoperante, en 1.999 se retiró dicho sistema de nuestro eje vial.

Nuevamente en el año 2.000 la Alcaldía, en cabeza de Enrique Peñalosa, diseñó e implemento el actual sistema Transmilenio basado en la experiencia conocida de Curitiba (Brasil), con buses articulados por calzada única, estaciones centrales a lo largo de la vía y dos portales sobre la arteria Caracas: el Portal Norte y el Portal Usme. Dependiente del sistema SITP (Sistema Integrado de Transporte Público) sobre la Avenida Caracas inicialmente circularon siete de sus rutas. Su costo en la primera fase fue de $133.000 mil millones.

Foto: Archivo El Espectador
 

Recorrido

En su recorrido atraviesa e influencia diferentes localidades, zonas comerciales y residenciales y es asiento de múltiples empresas, instituciones y sitios icónicos de la ciudad.  Atraviesa las localidades de Ciudad Bolívar, Tunjuelito, Rafael Uribe Uribe, Antonio Nariño, Los Mártires, Santa Fe, Teusaquillo, Barrios Unidos, Chapinero y la zona norte, con el distintivo de Autopista norte.

Es eje en la calle 13, del centro histórico y comercial de Bogotá, y es eje en las calles 45 y 63, de la zona comercial de Chapinero.

A sus costados encontramos las sedes de varios centros de educación superior, el comando central de la Policía Nacional, el Parque Tercer milenio o el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, entre otros muchos, así como algunos monumentos y estatuas, ornamento complementario del bulevar de Brunner.

Y como la historia es cuestión de tiempo y voluntades, lo que nos queda es esperar que cualquiera que sea el futuro de nuestra Avenida Caracas, sus obras hagan honor a esos primigenios caminantes que trazaron con sus huellas el camino y esté en armonía con nuestras necesidades metropolitanas y nuestra responsabilidad medioambiental.
Foto: Archivo El Espectador

* Escrito por Gerardo Bocanegra, director del grupo investigativo del Taller de la Historia Bogotana.
* Fuentes: Historia de Bogotá Fundación Misión Colombia, El encanto de Bogotá Alcaldía Mayor, Atlas histórico de Bogotá Corporación la Candelaria.

 

últimas noticias