Bakatá murió agredida por otro perro, confirma Distrito

El hecho se presentó el pasado sábado en el sur de Bogotá.

Alcaldía de Bogotá

La perrita Bakatá, adoptada por el alcalde Gustavo Petro como símbolo de la política de protección animal de Bogotá Humana, falleció el fin de semana pasado y el burgomaestre no ha ocultado su tristeza por el hecho. La Administración Distrital confirmó, luego de que varios animalistas solicitaran a la Alcaldía informar las causas de la muerte, que la mascota del burgomaestre murió luego de ser agredida por otra perra.

Petro lamentó la muerte de Bakatá y aseguró que el mensaje que encarna se mantendrá en la ciudad aún después de su muerte.

Bakatá es irremplazable, como todo ser vivo, no tiene réplica, ni los clones si quiera sirven para eso, y convertida en un símbolo se hace más irremplazable. Cuando se pierde un símbolo, pervive el mensaje que construyó ese símbolo”, dijo Petro.

Para el mandatario, la perrita criolla logró que la niñez conociera un concepto ético de la naturaleza y el respeto a los seres vivos que conviven en la capital. “Este mensaje debe mantenerse vivo a partir de lo que fue Bakatá”, puntualizó.

Bakatá había sido recuperada por la Alcaldía Mayor tras haber recibido malos tratos en la calle, donde vivía y fue agredida varias veces por humanos, que incluso habían fracturado la cola en varias partes.

Desde que Petro llegó a la Alcaldía, Bakatá siempre tuvo una cuidadora, quien los fines de semana la transportaba hacia su casa, en el suroriente la ciudad, en donde el pasado sábado murió tras las heridas propinadas por otra perra.

Bakatá estuvo con el alcalde Petro en la inauguración del gran Centro para atención integral de habitantes de calle, denominado 'Bakatá', cerca de la calle del Bronx, el pasado 24 de junio. El cadáver de la mascota de Petro fue cremado y sus cenizas reposan en los jardines internos del Palacio de Liévano.
 

Temas relacionados