A bloqueos “sistemáticos y simultáneos” atribuyó Transmilenio caos de este miércoles

El sistema reportó que nueve estaciones, ubicadas entre otros sobre la Autopista Norte y la Avenida Caracas, fueron bloqueadas por desconocidos que reclamaban por demoras y falta de buses.

Archivo particular/ Camilo Montoya

La de la noche de este miércoles fue una jornada caótica para centenares de usuarios en Transmilenio, en particular para quienes se movilizaron a lo largo de la Avenida Caracas, la NQS, la Autopista Norte, Carrera Séptima y la Calle 26. De acuerdo con el sistema, la parálisis, la demora en el paso de los articulados y la congestión tuvieron origen en bloqueos protagonizados por desconocidos que, en plena hora pico, interrumpieron la operación de manera “sistemática y simultánea” en varias estaciones.

Según Transmilenio, con todo y que algunas de esas personas afirmaban que generaron los bloqueos por la falta de buses, “en ningún momento, antes de los bloqueos, se presentaron demoras”.

“Al igual que todos los días en hora pico, las frecuencias de los articulados eran de máximo seis minutos. Tras una hora y tres minutos la situación se normalizó. En ningún momento, antes de los bloqueos, se presentaron demoras de 40 minutos como trataron de desinformar. Las demoras se generaron posteriormente a los bloqueos y debido a los mismos”, explicó el sistema a través de un comunicado de prensa.

El sistema aseguro que está cumpliendo “a cabalidad” con la operación y que las rutas se estaban cumpliendo. Sin embargo, advierte que desconocidos se aprovecharon de la hora pico y las lluvias para retener algunos buses, “generando comportamientos de vandalismo y caos, afectando la operación”.

El reporte de Transmilenio indica que al menos nueve estaciones resultaron bloqueadas: Calle 106, Calle 127, Calle 75, Calle 72 al norte, así como Guatoque y Tigua sobre la Calle 6 al sur. Adicionalmente, se presentaron interrupciones a la operación en la Carrera Séptima, a la altura de la calle 94 y en el Portal Dorado.

El balance en materia de vandalismo, sostiene el sistema, es de nueve buses troncales que fueron tomados a la fuerza, en hechos registrados de forma simultánea según Transmilenio.