Bogotá, ciudad escogida para gestionar emisiones del transporte de carga

Junto a Manizales y Medellín, y las ciudades argentinas Santa Fe y Rosario, la capital colombiana implementará el proyecto EcoLogistics, que pretende dar un sustento para elaborar políticas públicas respecto al transporte pesado.

Archivo El Espectador.

Entre el 19 y el 22 de junio se llevó a cabo en Montreal, Canadá, el Congreso Mundial ICLEI 2018, que reúne a representantes de gobiernos de todo el mundo para establecer un plan de globalización de la sustentabilidad. Durante el encuentro se anunciaron cinco ciudades de Latinoamérica para que sean apoyadas por el proyecto internacional EcoLogistics: Transporte de Carga Bajo en Carbono para Ciudades Sustentables, que busca apoyar el desarrollo de soluciones sustentables para el transporte de carga urbana. Por Colombia, las ciudades seleccionadas fueron Bogotá, Manizales y Medellín y su área metropolitana. Las otras dos ciudades son argentinas: Rosario y Santa Fe.

De acuerdo con cifras del ICLEI (Local Governments for Sustainability), el transporte de carga urbano, que incluye desde camiones comerciales hasta camiones recolectores de basura, representa hasta el 25 % del total de vehículos de las ciudades. Esto significa que estos vehículos ocupan aproximadamente un 40 % del espacio vial motorizado, contribuyendo hasta con el 40 % de las emisiones de dióxido de carbono.

En Bogotá, según la Secretaría de Movilidad, el transporte urbano de carga es un 5 % del total del parque automotor de la ciudad, pero contribuyen con hasta el 43 % de las emisiones de material particulado PM10, que son partículas menores o iguales a 10 micras presentes en el aire. Por este motivo, el Distrito considera necesario que la logística urbana sea incluida en sus políticas para reducir sus emisiones contaminantes y mitigar otras externalidades de esta operación.

El proyecto del ICLEI para las ciudades colombianas y argentinas tendrá vigencia hasta 2021, periodo en el que recibirán apoyo técnico y metodológico con el que se puedan realizar diagnósticos actualizados sobre el transporte urbano de carga. La idea de la iniciativa es que cada ciudad pueda desarrollar herramientas de monitoreo de emisiones de este tipo de transporte, para que al finalizar el proyecto las ciudades tengan un sustento para elaborar políticas públicas respecto al transporte pesado.

Además de Argentina y Colombia, en el proyecto está involucrado el gobierno de India, y lo que se busca, además de beneficiar la gestión del transporte de carga en las ciudades escogidas, es tener soluciones para impactar en el medio ambiente a corto, mediano y a largo plazo. El ICLEI puso sus ojos en ciudades latinoamericanas, pues las considera de gran relevancia dado que tienen unas de las mayores tasas de urbanización y crecimiento de regiones metropolitanas en los últimos diez años.

Igor Reis de Albuquerque, gerente de cambio climático de ICLEI en Suramérica asegura que “los flujos entre las regiones y la demanda por servicios de logística han crecido, e impactan no solamente los niveles de emisiones de GEI, sino también la economía y el bienestar de los ciudadanos”. Albuquerque resalta la importancia del proyecto porque el tema no quedará solo en una región, sino que se puede ampliar a territorios más extensos.

Para las autoridades en materia de movilidad en Bogotá, la iniciativa se presenta como una oportunidad de aumentar la eficiencia del transporte, contando con la experiencia internacional. Ricardo Sampaio, coordinador de logística urbana de la Secretaría de Movilidad, indicó que “para Bogotá, es esencial desarrollar acciones colectivas que mejoren las condiciones de movilidad y aumenten la eficiencia logística, involucrando la participación de actores privados y públicos trabajando conjuntamente”.

A su turno, Pablo Maturana, subdirector de cooperación y convenios del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, asegura que el proyecto les permitirá desarrollar buenas prácticas e identificar cómo pueden aplicar las directrices internacionales sobre transporte de carga urbana. “Nuestra participación en este proyecto permitirá, en primer lugar, colocar al centro del tema la cuestión de la salud; en segundo lugar, el tema de la calidad del aire, eje central de nuestro plano integral PIGECA; y en tercer lugar, las maneras de movilizar el tema de transporte de carga en nuestro territorio”, concluyó Maturana.

      *      *      *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook