"El joropo es la altanería del llanero": Cholo Valderrama

hace 0 sec

En Bogotá hay 78.000 personas en riesgo de padecer esquizofrenia

Desde el Concejo Distrital se advirtió que la política pública de salud mental en Bogotá es débil y requiere una reformulación. La red de atención también sería insuficiente.

Tomada de Pixabay

En el marco de un debate de control político en el Concejo de Bogotá, que este martes inició sesiones en 2017, se denunció la debilidad de la política pública de salud mental en la ciudad. Se estima, según cifras reveladas durante la discusión, que en la capital podría haber unas 78.000 personas en riesgo de padecer esquizofrenia, seguido de trastornos mentales y de comportamiento asociado al consumo de sustancias psicoactivas.

Así lo advirtió el concejal Nelson Cubides (Partido Conservador), quien sostuvo que Bogotá es la región del país con mayor prevalencia para cualquier trastorno mental, con el agravante de que la red de atención es insuficiente, dado que hay hospitales que no cuentan con personal psiquiátrico como en Centro Oriente, Pablo VI de Bosa y Usme.

“La salud mental podría ser el tema más descuidado en la salud pública de los últimos años. Las conductas negativas se vuelven cada vez más repetitivas en la sociedad: ataques con ácido, feminicidio, asesinatos, riñas, violencia doméstica, suicidios, entre otras, genera un sistema de alerta para las instituciones de salud”, señaló el cabildante a través de un comunicado de prensa.

Según Cubides, entre los factores de riesgo vinculados al desarrollo de trastornos mentales se cuentan el acceso a drogas y alcohol, guerras, desplazamiento, aislamiento, falta de educación, nutrición deficiente o pobreza, desventaja social, discriminación, delincuencia, estrés, sobrecarga laboral, bullying, entre otros.

Por ello, el cabildante propuso realizar un estudio en detalle sobre salud mental que permita conocer el panorama de los trastornos mentales en la ciudad y del comportamiento de los bogotanos, así como reformular la política distrital de salud mental “para incorporar temas como lucha contra estigmas, inserción activa en el mercado laboral, apoyo de cuidadores y familias de las personas con problemas mentales, sumado a atención profesional a las personas víctimas del conflicto”, precisó.

Se pretende también que sean asignados mayores recursos a la política y promover la investigación en salud mental. Adicionalmente, concientizar a la población sobre esta problemática por medio de jornadas educativas y campañas en coordinación con la Administración Distrital.