"Bogotá para los empresarios de clase media"

Daniel Raisbeck, quien busca firmas para ser candidato a las elecciones por Bogotá, cree que los demás candidatos ven la ciudad como premio de consolación porque no ganaron otras contiendas.

Cristian Garavito - El EspectadorDaniel Raisbeck.
Máxima libertad de mercado y máxima libertad individual, sin subsidios distritales, ni regulaciones. Esa es la fórmula política con la que Daniel Raisbeck quiere ganar la Alcaldía en Bogotá, después de que se quemó a las elecciones a Congreso, con el aval del Partido Conservador, y una propuesta polémica: legalizar toda la droga en el país.
 
Antes de eso, Raisbeck deberá conseguir las firmas válidas para inscribirse con su movimiento Libertario. Una tarea nada fácil para un candidato que pocos conocen. Con 33 años, Raisbeck, hijo de una familia de abogados y empresarios, ha pasado más de la mitad de su vida estudiando en el exterior, en Estados Unidos y Europa, sin embargo, dice nunca haber perdido el contacto con su familia y con Colombia. Como egresado del colegio Nueva Granada, y vocero hace un año de los colegios en concesión, asegura que la salida a la educación no es fortalecer el sistema público sino el mercado educativo.
 
De campaña, Raisbeck afirma que es el único candidato verdaderamente independiente; que Bogotá se volvió un premio de consolación para quienes no ganan la Presidencia; que Uber debe entrar al país como cualquier multinacional que genere competencia; y que el metro de la capital debe autofinanciarse cotizando sus acciones en bolsa. 
 
¿Cree que le van a alcanzar las firmas para inscribirse? 
 
En Colombia la economía es altamente monopolizada en la política es igual. Si uno quiere hacer una política independiente, como lo que estamos haciendo nosotros, enfrenta muchos obstáculos, entre eso conseguir las 50 mil firmas, que en realidad son más. 
 
¿Cuántas llevan ahora?
 
Llevamos poco más de 30 mil firmas pero en la misma Registraduría dicen que se necesitan muchas más, porque muchas de las que tenemos puede que no sean válidas porque las personas que firman pueden no estar inscritas en Bogotá. Entonces uno debe conseguir mínimo el doble y eso es más difícil de lo que suena. 
 
¿Hasta cuándo tienen plazo?
 
Hasta finales de julio, la fecha en la que finaliza la inscripción final de candidatos. Pero a eso se suman otros obstáculos como el pago de una póliza, ahora es de 200 salarios mínimos, cerca de 120 millones de pesos.
 
¿Cómo hace para conseguir ese dinero si es tan independiente? 
 
Es difícil. Nosotros ahora estamos concentrados en las firmas, hablando con la ciudadanía y con personas que quizás quieran apoyarnos. Mucha gente se queja de que siempre están los mismos candidatos y los mismos partidos pero eso es así por las barreras de entrada que le menciono. 
 
¿Y con qué equipo? 
 
En la eventualidad de ganar uno tendría la libertad de nombrar en las secretarías a las mejores personas, mientras que una candidatura basada en alianzas y maquinarias la persona que llegue tiene las manos atadas. Esa es una de las razones por las que Bogotá va mal, tres de cada cuatro bogotanos piensa que va por mal camino y yo soy uno de ellos. 
 
En esa dirección, ¿metro público o privado?
 
Metro sí, capitalizado por el Distrito y en bolsa, para que los bogotanos puedan invertir en su propio metro, como se hizo con Ecopetrol. Se puede hacer un modelo rentable a través del modelo de autofinanciamiento de captura de valor de la propiedad raíz de las estaciones, por ejemplo, en una se construye un edificio o un centro comercial y de lo que recibe del alquiler de los locales se puede financiar la operación del metro. En Hong Kong, donde se desarrolló ese modelo, en el 2012, la compañía del metro tuvo utilidades de 2.000 millones de dólares. Ese es el modelo que debería aplicar Bogotá.
 
Su nombre sonó por primera vez en política cuando se presentó al Congreso por el Partido Conservador y propuso la legalización de toda la droga…
 
Sí, sigo creyendo que en el país va a seguir habiendo violencia mientras exista la prohibición de productos como la droga que se siguen vendiendo y consumiendo. Pero para la Alcaldía este no es un tema tan relevante, porque no podemos proponer aquí una legalización.
 
¿Qué piensa de los demás candidatos a la Alcaldía de Bogotá?
 
No me llaman la atención, Bogotá se volvió un premio de consolación para quienes no ganan la Presidencia tal vez para volver a lanzarse. Eso no es ventajoso para la ciudad. El debate debe ser sobre ideas. Los candidatos del Polo y el Progresismo representan la continuidad porque llevan 12 años en el gobierno de la ciudad. El de oposición tiene un discurso nacional pero pocas soluciones para Bogotá. Rafael Pardo es el candidato del Gobierno que ha castigado a la clase media con impuestos y con reformas tributarias. Y creo que hay que disminuir el poder del Estado para permitir que la sociedad y los sectores empresariales florezcan y puedan crear empleos reales. Carlos Vicente de Roux apoya la Bogotá Humana y yo creo que se necesita un modelo completamente distinto. Y Peñalosa fue buen administrador pero representa el pasado.  
 
¿Cuál es el énfasis de su campaña?
 
La economía dirigida a la clase media. Bogotá es una ciudad de clase media, según las cifras de la Cámara de Comercio el nivel de pobreza es de 10% y el de pobreza extrema es del 1%. Entonces hablamos que el 90% es de clase media. Por eso proponemos salidas para que crear empresa, por ejemplo, hoy los impuestos locales, como el de industria y comercio, hay que declararlos cada seis meses, en Medellín es anual. El 49% de las empresas en Bogotá son informales en parte por el Distrito y su burocracia. En Medellín no se castiga por ser informales pero se les da plazo para que se formalicen y luego paguen un mínimo impuesto.
 
¿Tiene alguna propuesta que considere novedosa?
 
Sí, propongo cheques escolares donde el padre recibe el equivalente anual de lo que le cuesta educar al niño en el sistema distrital, que está alrededor de 4 millones y medio, para que escoja el colegio en el que quiera que estudien sus hijos, sin importar que sea público o privado. 
 
¿Por qué movimiento libertario?
 
Aduce a un movimiento que se está dando en el mundo. Por ejemplo, en las elecciones de Estados Unidos hay un candidato que se llama Ron Paul, del partido Republicano, que cree que el Estado no debe cobrar tantos impuestos, debe dejar que la gente salga por sus propios medios y fomenta más libertades civiles. En últimas se trata de un liberalismo clásico.
 
¿Y el Partido Liberal?
 
No, en nuestra opinión ellos no son liberales porque, por ejemplo, algunos supuestos liberales están en contra de los derechos de las parejas del mismo sexo, como Viviane Morales. En el tema económico el Partido Liberal es miembro de la Internacional Socialista entonces siempre buscan que el Estado sea regulador, tenga impuestos altos, una idea de redistribución de la riqueza. Esas no son posiciones liberales sino más bien social-demócratas. El movimiento libertario es el verdadero liberalismo en Bogotá.
 
Entonces ¿por qué buscar un aval por el Partido Conservador?
 
Si hace un año hubiera empezado a formar el movimiento hubiera sido más difícil que ahora y ahora es bastante difícil, entonces uno tiene que empezar por algún lugar, y el Partido Conservador tiene la ventaja de que es muy descentralizado, sin un líder tan claro y es más fácil ser una voz diferente que en otras colectividades, donde un Germán Vargas, un Juan Manuel Santos o un Álvaro Uribe pesan mucho. Ahora, el Partido Conservador debe ser reformado, pero esto no es fácil porque no hay trasparencia ni siquiera en cómo se elige el directorio conservador. Los candidatos al Concejo de Bogotá, por ejemplo, tienen que ir a rendirles pleitesía a las vacas sagradas.
 
¿Uber sí o no?
 
Sí, no solo a Uber sino a todas las aplicaciones y formas que favorezcan la competencia, que beneficia al consumidor y protege menos a los viejos monopolios.