"Por Bogotá, respaldo la revocatoria de Petro"

Junto a Francisco Santos, José Jaime Uscátegui se vincula oficialmente a la campaña para revocar el mandato del único político de izquierda que abogó por la inocencia de su padre.

Acaba de pasar la barrera de los 30 años y dice haberse saltado los años de su juventud. La última década la pasó entre juzgados, debates, guarniciones militares y celdas afrontando lo que él considera una injusticia: el encarcelamiento del general (r) Jaime Uscátegui, su padre, por su presunta participación en la masacre de Mapiripán, Meta, cometida entre el 15 y el 20 de julio de 1997.

Ahora, mientras la Corte Suprema de Justicia decide de una vez por todas si su padre debe pagar la pena de 40 años de prisión por ser, supuestamente, uno de los máximos responsables de la masacre con la que las Autodefensas Unidas de Colombia entraron al oriente del país, José Jaime Uscátegui afronta una nueva batalla pero, esta vez, en la arena política.

Con el aval del partido conservador, este joven pretende ganarse una curul en la Cámara de Representantes por Bogotá. Dice que tiene una década de lucha como hoja de vida y que, a pesar de que Petro fue una de las figuras políticas que se animó a respaldar la tesis de que su padre era un “chivo expiatorio” de los verdaderos responsables de la masacre, apoyará la revocatoria de su mandato.

¿Cómo pasó de defender la inocencia de su padre a buscar una curul en la Cámara de Representantes?

Durante una década he hecho política por una causa personal que es la inocencia del general Uscátegui. Por él hice todo: elaboré un documental, viajé hasta Mapiripán para que la gente conociera nuestra versión, estuve en Estados Unidos y Costa Rica ante el sistema interamericano de Derechos Humanos y logré que figuras de todas las corrientes ideológicas se pronunciaran a favor de la inocencia de mi padre. Pero yo considero que no es la única injusticia que se comete en el país y ahí es donde busco un espacio en la política, para defender otras causas.

¿Cuáles son esas causas?

Estoy convencido de que debo llegar al Congreso para garantizar el debido proceso de más de 2.000 militares privados de la libertad y 15.000 que son investigados. La lucha contra la pobreza debe ser una obsesión de todo colombiano; los niveles de crecimiento económico no redundan en mejores condiciones de vida para todos. Lucharé por fortalecer los mecanismos de participación ciudadana que son los más efectivos contra la corrupción. Y, como víctima de esta guerra, también voy a trabajar por la paz.

Entonces, lucharía por revivir el fuero penal militar que tumbó la Corte Constitucional en octubre pasado….

Lo que más me gustaba del fuero era que se establecía un tribunal de garantías que les aseguraba a los militares, independientemente de si iban a ser juzgados por la justicia ordinaria o la penal militar, el debido proceso. Mi familia, que ha visto pasar el proceso de mi padre por ambas jurisidicciones, se da cuenta de que en ninguna de las dos hay plenas garantías para los uniformados. Hay que pensar la forma de garantizar el debido proceso a nuestros soldados.

Usted se ha sentado a dialogar con víctimas del Estado, ¿Qué le queda de esa experiencia?

Nos hemos dado cuenta de que hay unos mínimos de justicia que le deben ser exigidos a todos los actores que han participado en la guerra. El nivel de gravedad que reviste un delito es mayor para el agente estatal que para el actor que ha vivido en la ilegalidad. Ellos actúan con las armas del Estado y es imperdonable que utilicen esas armas para atropellar a la población. Por el otro lado, pido que mientras estemos en situación de conflicto les demos todas las garantías jurídicas los militares.

¿Y usted cree que esa es la visión del conservatismo sobre la justicia frente un eventual acuerdo de paz?

Los conservadores estamos con una paz sin impunidad. El partido sí le apuesta a la paz , como en 1982 con nuestro presidente Belisario Betancur o en 1988 con Andrés Pastrana. Una paz sin los conservadores sería una mesa sin una pata.

En un clima político polarizado, ¿Es posible compaginar la defensa de las garantías para los militares y la paz?

Somos la cara democrática de la derecha en Colombia. Como jóvenes, tenemos una mirada de democracia post guerra fría. Le digo a la izquierda más radical que este es un país en el que cabemos todos. Somos las nuevas generaciones las que debemos pasar la página de la guerra marcada por la política. Queremos una política sin señores de la guerra, que han sido los que han dominado la política por décadas.

Con la elección de Marta Lucía Ramirez, ¿el conservatismo le dio la espalda a la Unidad Nacional?

En este momento los partidos históricos necesitan renovar su vocación de poder. Un partido con 164 años de historia sin una candidatura propia estaría destinado a desaparecer. La doctora Ramírez es una candidata independiente, no es ni santista ni uribista aunque la quieran encasillar. Ella es una alternativa. El conservatismo es una doctrina muy rica que se ha ido olvidando en el afán burocrático de nuestra colectividad.

¿Qué tan complicado es hacer campaña en Bogotá?

He llegado a las localidades y he visto que la gente está dispuesta a vender su voto. Los lideres barriales se pegan al mejor postor. Hay lideres que me han pedido dinero por determinada votación. Los medios de comunicación están más pendientes de la pauta que de las propuestas.

¿Cómo financia su campaña?

Con recursos propios, de mi familia. No hay ninguna vinculación financiera con sectores militares.

¿Considera justo el fallo que al Procuraduría le impuso a Gustavo Petro?

Confío en el criterio jurídico del procurador Alejandro Ordóñez y creo que no se ha equivocado.

¿Estaría de acuerdo con reformar el Ministerio Público?

No hay que hacer una reforma a la Procuraduría porque no podemos afrontar problemas inmediatos con soluciones permanentes. La Procuraduría ha cumplido un papel muy importante para el Estado de Derecho.

¿Qué opinión le merece el alcalde Gustavo Petro y su gestión?

Petro es un hombre valioso para la democracia, pero no es superior a las leyes y las instituciones. Considero vital el ejercicio de la revocatoria del próximo 6 de abril para que la ciudadanía elija si quiere que él continúe o se vaya de la alcaldía.

¿Respalda la campaña de revocatoria?

Sí. Pese a que Gustavo Petro ha respaldado la inocencia de mi padre, la evaluación que hago de su gobierno así me lo exige. Creo que la ciudad merece más seguridad, mejores vías, mejor transporte público, mejor educación y políticas sociales. Es hora de que los bogotanos salgamos a exigirlo.

@CamiloSeguraA