En Bogotá seis de cada diez peleas se producen por uso de espuma y harina