Bogotá: una campaña enconada a medio año de elecciones

Un resumen político de esta semana evidencia que, a pesar de que ningún candidato es oficial, la competencia por la capital es intensa.

Carlos Vicente de Roux, Enrique Peñalosa y Francisco Santos.

La semana que termina no fue solo de correrías y debates en universidades para quienes aspiran a ocupar algún cargo de elección popular en Bogotá. Los pulsos dentro del Centro Democrático y el Polo después de las consultas del domingo, la ambigüedad de la candidatura a la Alcaldía de Enrique Peñalosa y el apoyo de los pesos pesados de la Alianza Verde a Carlos Vicente de Roux le dieron relieve a la movida política de la capital en una campaña que ha sido calificada de prematura. Hoy, precisamente, queda faltando seis meses para las elecciones del 25 de octubre.

Comencemos por lo más reciente. El viernes los medios amanecieron dando a conocer una carta del Miguel Uribe, que renunció a la Dirección del Centro Democrático en Bogotá con el siguiente argumento: “Tengo que proteger mi identidad e imagen porque se están siendo vulneradas por personas inescrupulosas, molestas debido a que mi gestión ha sido obstáculo para sus intereses personales. Ayudé a fundar el Centro Democrático. No voy a participar en su destrucción”.
 
Se trata de un fiel escudero del precandidato a la Alcaldía Francisco Santos (padre de Miguel Uribe Turbay, concejal liberal de Bogotá). Precisamente su salida se entendió como un golpe a las aspiraciones de ‘Pacho’ que aún no se sabe realmente qué tan sensible será. Una fuente de ese partido le dijo a El Espectador: “Miguel Uribe es vocero y defensor de ‘Pacho’ Santos dentro del Comité distrital. Pero hay congresistas y candidatos al Concejo que no son tan pachistas. Algunos armaron un grupo para sacarlo de la dirección del Comité durante una reunión del mismo que hubo el jueves en la noche.
 
El nombre de la representante a la Cámara Maria Fernanda Cabal mencionó la fuente como promotora de esa resistencia a Uribe y Santos. “Están yendo por encima de los lineamientos del expresidente Álvaro Uribe, que ya definió a Pacho como candidato”, agregó la fuente.
 
Sin embargo, en diálogo con este diario, la representante respondió que ella sí apoya la candidatura de Santos: “Tengo que estar firme porque hago parte de una bancada que cumple instrucciones”, puntualizó. Su versión de los hechos es que en la noche del jueves se celebró una reunión del Comité distrital “que la gente, la gente de afuera, quería desde hace rato porque todo el mundo tiene inquietudes y no tienen un canal para comunicarlas. Había demasiada inconformidad de gente que quería decir cosas”.
 
Tanto ella como la otra fuente consultada coincidieron en que se ha cuestionado mucho la baja participación en las consultas internas del domingo pasado. En el caso de este partido, en Bogotá las consultas fueron para definir candidatos a las juntas administradoras locales, y obtuvieron alrededor de 10 mil votos, cuando la meta eran unos 50 mil. Esto también llama la atención porque ese partido, que desde el Congreso ha pregonado la disciplina, se la jugó para que en esa votación solo participaran afiliados, pero el resultado no fue el mejor.
 
Más allá de la anécdota de la mencionada reunión, esto marca un pulso de cara a la convención del distrital del partido, que será el 24 de mayo y en la que se definirán oficialmente los candidatos para las elecciones de octubre. Será el día D para ‘Pacho’ Santos.
 
Peñalosa y los verdes
 
Los pesos pesados de la Alianza Verde se la jugarán por Carlos Vicente de Roux, concejal de Bogotá que se disputa la candidatura a la Alcaldía con su colega Antonio Sanguino. Ambos incluso han hecho campaña juntos, pero el primero dio un paso largo en su carrera, cuando esta semana, de manera pública, los senadores Claudia López y Antonio Navarro, y los representantes a la Cámara Angélica Lozano, Ángela Robledo e Inti Asprilla le dieron un espaldarazo. Esto se da, precisamente, en la semana en que comenzó el trabajo de campo de la encuesta que definirá entre ambos al candidato de ese partido. El 6 de mayo se conocerán los resultados.
 
Mientras tanto, un antiguo ‘verde’ sigue sin definir su candidatura. Enrique Peñalosa, de quien el jueves se informó en RCN radio que ya estaba decidido a comenzar la recolección de firmas para presentarse como independiente, salió a negar que haya tomado una decisión e indicó que sigue trabajando en Equipo por Bogotá, grupo de ciudadanos que lidera junto con los excandidatos a la Alcaldía David Luna y Carlos Fernando Galán.
 
Si se decide, se extenderá la discusión jurídica sobre su posibilidad de presentarse. Armando Benedetti (senador del Partido de la U que apoya la candidatura del liberal Rafael Pardo) asegura que el exalcalde está inhabilitado para ser candidato por un movimiento diferente a la Alianza Verde, pues a comienzos de este recibió dinero por reposición de votos luego de su candidatura presidencial por ese partido. Pero Peñalosa, citando la Ley de partidos 1475, asegura que sí puede, pues solo estaría inhabilitado, como indica la norma, si en el año anterior a la elección ocupó dentro de la colectividad un cargo de dirección, gobierno, administración o control, y no lo hizo. Lo cierto es que aún está abierta la posibilidad de que se lance, después de perder contra Samuel Moreno en 2007 y Gustavo Petro en 2011.
 
Calma chicha en el Polo
 
Previo a las consultas del domingo pasado, la tensión en el Polo Democrático estaba en un punto alto. Las puyas del senador Jorge Robledo contra la precandidata a la Alcaldía, Clara López, eran diarias y agudas. Su principal punto era la necesidad de mantener la independencia del partido frente a Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe, que ve en riesgo con la excandidata presidencial, que apoyó a Santos en la segunda vuelta presidencial. Ella, por su parte, considera que el partido debe convocar una convergencia de sectores que, entre otros, apoyen el proceso de paz.
 
López, sin embargo, triunfó en la consulta, que definía los delegados que asistirán al Congreso Nacional del partido, donde se votará para definir candidaturas. En Bogotá, la lista de ella obtuvo 35.700 votos, mientras que la de Robledo, 15.180. Los ánimos se han calmado, pero para López los días definitivos serán el 15 y 16 de mayo, cuando se celebre el Congreso. Aunque aparentemente su candidatura ya está decidida, el propio Robledo ha declarado que el Polo aún no tiene candidato oficial para Bogotá, haciendo gala de que al menos la facción que lidera dentro del partido (la del MOIR) aún no la acompaña decididamente, y seguramente, con el argumento de que el Polo debe seguir siendo un partido de oposición, le pondrán condiciones para acompañarla de lleno en la recta final de la campaña.