Bonos canjeables… ¿Quién gana?

Concejal Juan Carlos Flórez señala que ganan los supermercados y pierden los beneficiarios. Distrito dice que duplicó la cantidad de beneficiarios del programa de seguridad alimentaria. Contratos para bonos sumaron $163.000 millones en 2013 y 2014. Para 2015 serán $135.000 millones

ArchivoConcejal Juan Carlos Flórez
Los bonos canjeables se han convertido en la principal estrategia del Distrito para aumentar la cobertura de su programa de seguridad alimentaria. Y aunque los beneficiarios resaltan la bondad de esta política, hay quejas sobre los altos costos de los productos, las restricciones para canjear los bonos y la intermitencia en la entrega, que ponen en entredicho procedimientos de la Secretaría de Integración Social. 
 
El concejal Juan Carlos Flórez reunió esas quejas e hizo un estudio en el que concluye que son los Supermercados son los que más ganan con esta política en detrimento de los beneficiarios. Aunque el Distrito se defiende rescatando las bondades de su programa y señalando que en esta administración ha aumentado la cobertura, para el concejal es paradójico que si bien es cierto se han entregado más bonos, el presupuesto para seguridad alimentaria disminuyó en comparación con administraciones anteriores. 
 
Al concentrarse en el análisis de la entrega de bonos, la conclusión del concejal es que pese a la multimillonaria inversión de la administración, al limitar a los beneficiarios a días y horarios específicos para poder redimir los bonos, esto se traduce en que los precios de los productos para los más pobres terminan siendo más caros que para cualquier ciudadano, y en que la calidad es mínima, ya que les ofrecen productos a punto de expirar y con oferta es limitada.
 
“Al contrario, las madres gestantes y los menores de primera infancia son los principales afectados por la intermitencia en la entrega de los bonos. Luego de 8 meses de investigación, encontramos que una multimillonaria contratación de bonos canjeables por alimentos resultó en un gana-gana para los supermercados y en un pierde-pierde para los beneficiarios”, dijo el concejal Flórez.
 
De acuerdo con datos de la propia administración, entre 2013 y 2014 la Secretaría de Integración ha destinado $163.000 millones para los bonos, de los cuales $142.000 millones fueron a través del consorcio Colsubsidio-Cencosud y $21.000, a través de Coratiendas. Al analizar la forma cómo se adjudicaron estos contratos, el concejal señaló que a pesar de haberse hecho mediante el proceso de subasta inversa (modalidad de selección en que se tiene en cuenta el precio de los productos y no la calidad), hallaron que el proceso duró 14 días, hubo un solo proponente y que las condiciones de negociación no garantizaban las mejores condiciones precio/cantidad. “El contratista sólo se vio obligado a hacer un descuento del 3,4% sobre el precio regular de los productos”, señala el informe. 
 
Al estudiar cómo se viene ejecutando la entrega de bonos y su redención en los supermercados, empezaron las quejas de los beneficiarios. Por ejemplo, se quejan de Colsubsidio, porque los productos son más caros y su fecha de vencimiento es próxima. También, porque la entrega es en un día y un horario determinado, lo que restringe el acceso a los bonos. Y porque los bonos no se entregan todos los meses. 
 
Al tratar de verificar las quejas, el equipo del concejal visitó a finales del año pasado varios supermercados de la red donde se redimen los bonos en Usme, en Teusaquillo y en Suba. Al comparar los precios, encontraron que, dependiendo la zona y el tipo de establecimiento, hay grandes diferencias en los precios. Por ejemplo, un mercado básico en Colsubsidio de Usme puede costar $101.000, mientras que ese mismo mercado en una gran superficie cuesta $80.000 y en uno popular, $79.000.  
 
En casos puntuales, descubrieron cómo tres litros de aceite de girasol marca Colsubsidio estuvo en oferta en $6.700, su precio regular es de $16.000 y el día del canje del bono lo vendieron en $29.000. O el caso de una libra de carne molida estuvo en oferta en casi $3.500, pero el día del canje la vendió en casi $6.000. “Al final, para todos los casos, encontramos que el mercado en Colsubsidio resulta más costoso frente a otros supermercados o mercados populares. ¿Cómo es posible que en un contrato de 100 mil millones de pesos, el precio de los mercados para los beneficiarios sea el mismo que al detal y más costoso que en mercados populares? ”, dijo el concejal Flórez.
 
La advertencia del concejal se hace justo ahora que la Secretaría de Integración adelanta el proceso para negociar bonos por casi $120.000 millones para 2015 a través de la Bolsa Mercantil de Colombia. “Hasta donde tenemos conocimiento estas tres operaciones no han sido adjudicadas. ¿Seguiremos en el gana-gana para los supermercados y en el pierde-pierde para los beneficiarios?”, concluyó el Flórez.
 
Ha incrementado la cobertura
 
Ante la denuncia, la Secretaría de Integración señaló que con su programa de bonos, como parte de su estrategia de seguridad alimentaria, ha incrementado la cobertura 181% en la atención a personas y familias. “Esta administración incrementó su cobertura pasando de 70.329 personas en 2012 a 198.119 en 2014. Los bonos hacen parte de las apuestas de la Política Pública de Seguridad Alimentaria y Nutricional, la cual arroja importantes resultados al pasar de 216.915 apoyos alimentarios en 2011 a 353.569 en 2014, siendo el 62.7% de la población participante: niños, niñas y adolescentes”. 
 
Según la Secretaría los bonos oscilan entre los $82.000 y los $390.000, que son canjeables en algunos supermercados de cadena (Colsubsidio, Jumbo, Metro y Coratiendas). Y agregó: “La Secretaría entrega mensualmente en promedio, más de 14 mil bonos a familias en inseguridad alimentaria que venían siendo atendidas en los comedores comunitarios financiados por los Fondos de Desarrollo Local, mediante la modalidad del servicio Mi Vital Alimentario”.  
 
Y aclaró: “La Secretaría de Integración Social, en el marco de la transparencia y el cuidado de lo público, adjudicó por subasta inversa y a través de la Bolsa Mercantil de Colombia, modalidades de contratación de selección abreviada y objetiva, los procesos de suministro de alimentos crudos, preparados, refrigerios, canastas complementarias de alimentos y bonos canjeables por alimentos”. 
 
“Con las modalidades de contratación anteriormente descritas, la Secretaría logró optimizar recursos para ser reinvertidos en otros programas sociales, sin afectar la calidad de los bienes y servicios contratados. De igual forma, amplió la participación de pequeños, medianos y grandes proveedores de alimentos”, concluyó.
Temas relacionados