Buscan en los cerros pistas sobre jóvenes desaparecidos en Usaquén

CTI de la Fiscalía y el Ejército Nacional adelantaron una inspección en el cerro de la calle 153 con carrera Séptima en la localidad de Usaquén, norte de la capital. Se trata de tres menores, que desparecieron el pasado 22 de febrero.

Archivo Particular

Tras ocho meses, sigue siendo un misterio la historia detrás de la desaparición de tres menores, en el barrio San Cristóbal Norte de Bogotá. Brayan Andrés Montaña Pulido, de 17 años; Mauricio Castillo, de 16, y Juan Sebastián Moreno, de 14, fueron vistos por última vez a las afueras de un supermercado en donde trabajaban como domiciliarios, el pasado 22 de febrero cuando se llevaron sin permiso la camioneta Land Cruiser vinotinto, propiedad de la mamá de uno de ellos. (Lea: Tras el rastro de los tres menores desaparecidos en San Cristóbal Norte)

Tras varias investigaciones, el CTI halló este jueves, una fosa común en el cerro de la calle 153 con carrera Séptima donde se presume estarían los restos de los tres jóvenes desaparecidos. Las autoridades buscan establecer si los restos encontrados pertenecen a los tres menores. (Lea:Encuentran la camioneta en la que desaparecieron tres menores)

Aún se desconoce los resultados del operativo, sin embargo, las autoridades se encuentran buscando con drones y agentes especiales del Ejército Nacional.

Lo que se sabe

Lo último que supieron los parienes, es que la Policía encontró, una semana después de la desaparición, la camioneta desvalijada y con placas cambiadas. El automotor lo hallaron el pasado 22 de febrero en un sector del barrio Santa Isabel, al sur de Bogotá.

Con ayuda de las autoridades, los padres de los menores obtuvieron los videos de seguridad en los que vieron al vehículo detenerse de repente y armar un pequeño trancón. Posteriormente, las imagenes muestran al conductor de un auto de estacas, que se detiene para ayudar a empujar la Land Cruiser.

Las características físicas de la persona que conducía, según se observaba en la grabación, no correspondían a la de ninguno de los menores. Al lado del automotor pasó una patrulla de la Policía que verificó la situación y continuó su camino.