A buscar alcaldes para ocho localidades en Bogotá

Tras la aceptación de la renuncia de cinco alcaldes locales, ya son ocho las vacantes en menos de un año. Distrito comenzará el proceso desde cero para suplir los cargos en Suba, Teusaquillo, Los Mártires, Ciudad Bolívar, Rafael Uribe Uribe, Bosa, Kennedy y Puente Aranda.

Cortesía

El alcalde Enrique Peñalosa aceptó la renuncia de los alcaldes de Ciudad Bolívar, Rafael Uribe Uribe, Bosa, Kennedy y Puente Aranda. Con esta decisión se abre un nuevo capítulo en la crisis de las localidades, pues la administración ahora tendrá que empezar de cero el proceso para suplir sus vacantes, así como las de otros tres que ya habían renunciado a sus cargos: Suba, Teusaquillo y Los Mártires. (LEA: ¿Que hacer con las alcaldias locales?)

Exceptuando el caso de Suba, donde el alcalde dimitió el año pasado para asumir un puesto en la Procuraduría, este remezón se registra justo después de que la Personería pusiera en evidencia posibles irregularidades en contratación y posara su lupa sobre la gestión de varias alcaldías locales.

Desde que se anunciaron las primeras indagaciones preliminares, el escándalo creció y se volvió insostenible para la administración. Esto llevó al alcalde Peñalosa a tomar el pasado 25 de abril una decisión tan radical como inédita: les pidió la renuncia a todos los mandatarios. Tras dos semanas, finalmente reveló los nombres de los que tendrán que dejar sus cargos a partir de la fecha. (LEA: Los pecados de las alcaldías locales)

Según el secretario de Gobierno, Miguel Uribe Turbay, la decisión se tomó luego de evaluar criterios de planeación, gestión y contratación, entre otros. Resaltó que, más allá de una respuesta a una crisis de corrupción, obedece a una serie de acciones para mejorar la gestión y la transparencia en las localidades.

Aunque las dudas apuntaban inicialmente a siete alcaldes locales investigados por la Personería, de estos en este remezón solo salieron tres: los de Bosa, Teusaquillo y Los Mártires (los dos últimos habían renunciado semanas antes de que estallara la crisis). En el caso de Barrios Unidos, como fue el único que no presentó la renuncia, la decisión fue quitarle la delegación del gasto. Finalmente, de los investigados, Peñalosa respaldó a los alcaldes de Santa Fe, Fontibón y Usaquén, quienes seguirán en el cargo.

La lista de alcaldes que dejan sus cargos vacantes la completan cuatro que a la fecha no habían sido mencionados por la Personería: Ciudad Bolívar, Rafael Uribe Uribe, Kennedy y Puente Aranda. Por eso, la decisión los tomó por sorpresa. El primero en pronunciarse fue Álvaro Mejía Bravo, alcalde de Rafael Uribe Uribe, quien envió una carta al alcalde Peñalosa en la que le expresó su descontento, le indicó que la decisión afectaba su buen nombre, y le pidió reconsiderar su salida. En una misiva de dos páginas, Mejía afirmó que si bien se les había pedido a todos los alcaldes locales la renuncia protocolaria, esto se encontraba “motivado por los supuestos hallazgos de irregularidades en la contratación”, algo a lo que dijo ser ajeno.

Aunque el secretario de Gobierno no explicó los motivos que llevaron a aceptarles la renuncia a los alcaldes salientes y se limitó a decir que era un asunto discrecional del alcalde, sí mencionó que en febrero habían encendido algunas alertas, tras identificar malas prácticas en la contratación local. Y agregó: “Estaremos enviando toda la información a las autoridades competentes. A futuro aumentaremos la vigilancia y trabajaremos de la mano con los órganos de control, para hacer un frente común anticorrupción”.

¿Qué viene?

La elección de los alcaldes locales tiene un componente meritocrático en el primer filtro, que consiste en un examen de conocimiento. De ahí en adelante, los que clasifiquen se someten a un trámite que es más político que técnico. El trámite es el siguiente: los interesados se postulan, presentan documentos y un examen. Las hojas de vida de quienes pasan el corte quedan a consideración de los ediles de cada localidad, que conforman una terna y se la presentan al alcalde mayor, quien finalmente elige.

Los alcaldes que salen hoy, participaron el año pasado en todo el proceso. Al examen, que estuvo a cargo de la Universidad Nacional, se presentaron 3.224 ciudadanos, de los cuales pasaron 325. Las 20 ternas que conformaron las juntas administradoras locales fueron entrevistadas por el alcalde, el secretario de Gobierno, Miguel Uribe; la secretaria general, Dalila Hernández; la secretaria privada, Gisele Manrique, y el director del Instituto Distrital de Participación y Acción Comunal, Antonio Hernández. En la mayoría de casos fueron designadas personas que pertenecen a los partidos de la coalición de gobierno.

A pesar de que quedó una larga lista de clasificados tras el examen de conocimiento, la idea que hoy tiene la administración es empezar de cero. Según el secretario de Gobierno, en pro de optimizar la evaluación de méritos en el concurso habilitante se abrirá una licitación pública, invitando a participar a las mejores universidades del país para contratar a la que se encargará de aplicar las pruebas.

Luego, “la Alcaldía Mayor promoverá la más amplia participación posible en el proceso de selección y una oportuna difusión de todas sus etapas, para contar con el acompañamiento de la ciudadanía, las comunidades de cada localidad, los medios de comunicación, organizaciones civiles y la academia”, indicó Uribe Turbay.

Vale recordar la importancia de elegir bien y lo antes posible, para no prolongar la interinidad, pues, según la Veeduría Distrital, este año las 20 localidades tendrán la responsabilidad de ejecutar $1,7 billones en gastos de funcionamiento e inversión: “Las alcaldías de Ciudad Bolívar, con $248 mil millones; Kennedy, con $196 mil millones, y Suba, con $143 mil millones, son las que mayores recursos tendrán que ejecutar para la vigencia 2017”.