En Bogotá están prácticamente descartados hasta 2024

Buses eléctricos: ¿por qué en Cali y Medellín sí, y en Bogotá no?

Este lunes, Cali anunciará la llegada de 26 buses eléctricos zonales (como los del SITP) a su sistema de transporte. Será el primer paso para la compra de unos 100 articulados para el MIO en 2019. Medellín, por su parte, abrió esta semana una licitación para comprar 55 buses eléctricos para el Metroplús.

Así son los buses eléctricos que llegarán a Cali (arriba, sistema MIO) y Medellín (abajo, sistema Metroplús) a partir de 2019. Cortesía.

Es casi un hecho que a Bogotá no llegarán buses eléctricos en la renovación de la mitad de la flota de Transmilenio (TM) que adelanta la Alcaldía, mediante la compra de 1.422 buses que empezarán a llegar en mayo de 2019. Los portales de Av. Suba, Usme, Tunal, Calle 80, Américas y AutoNorte, pertenecientes a las Fases I y II del sistema, saldrán de sus viejos buses, que excedieron su vida útil y completan más de 15 años rodando por las troncales. (LEA: Nuevos buses de Transmilenio: el diésel sigue mandando y el gas gana espacio)

El proceso de renovación fue agitado y giró en torno al tema ambiental. Ciudadanos, ambientalistas, concejales, congresistas y entes de control, entre otros, le solicitaron al Distrito aprovechar la oportunidad para traer al sistema buses movidos por energías limpias, en sintonía con ciudades líderes de la región que poco a poco dejan atrás los combustibles fósiles. Pese a esto, de los 1.160 articulados y biarticulados que se comprarán para TM, 688 serán diésel (60 %) y 474 a gas (40 %).

Fue una primera adjudicación de buses que estarán en los portales de Usme y Tunal (diésel - Volvo), y Suba, Calle 80 y AutoNorte (gas - Scania). Aún queda por adjudicar el lote de las Américas, pues en la licitación fue declarado desierto, motivo por el que Green Bogotá, único oferente de eléctricos, envió a TM un recurso de reposición en el que le pide verificar sus cifras y documentos pues, según dice, tiene todo para quedarse con el lote y no será necesaria una nueva licitación exprés.

>>> LEA: Último lote de buses de Transmilenio: cuesta arriba para los eléctricos

Por eso es casi imposible la llegada de buses eléctricos. TM no ha dado al consorcio una respuesta y, de acuerdo con expertos en estos procesos, es muy difícil que el sistema se siente a revisar detenidamente todos los documentos. Y además, TM ya anunció los prepliegos del proceso con condiciones iguales al primer proceso licitatorio. Siendo así, seguramente el consorcio optará por no presentarse al concurso por el lote de 260 biarticulados.

 

Así las cosas, todo indica que ningún bus eléctrico llegará a Bogotá por lo menos hasta 2024, cuando empiece el proceso para adquirir los buses de troncales como la Séptima, Av. 68 o Ciudad de Cali, y surge una pregunta: ¿por qué Bogotá no, y Cali y Medellín sí? En la capital antioqueña se adelanta un proceso licitatorio para comprar buses eléctricos para el sistema Metroplús. Se trata de la adquisición de una flota de 55 buses padrones 100 % eléctricos que, aunque son más pequeños (transportan cerca de 90 personas), demuestran que Medellín se la sigue jugando por impactar en la calidad del aire a través de su transporte, pues actualmente la mayoría de su flota zonal se mueve a gas. 

>>> LEA: "Se priorizó lo económico sobre lo ambiental": Personería sobre licitación de Transmilenio

Al mismo tiempo, Cali tiene prevista la renovación de los viejos buses del sistema Masivo Integrado de Occidente (MIO). Este lunes, el sistema anunciará la llegada de los primeros buses 100 % eléctricos que harán parte del sistema zonal, es decir, como el SITP de Bogotá. Serán 26 buses de la marca SunWin con tecnología de tracción eléctrica de alta tecnología. Los buses, que ya fueron contratados, miden 8,6 metros y también llegarán en mayo de 2019.

Este proceso se suma al aumento de flota que prepara Cali para el próximo año. El próximo 30 de noviembre, MetroCali (empresa gestora del MIO) abrirá una licitación para la adquisición de una flota de 400 buses. De acuerdo con fuentes del sistema caleño, será un proceso que tendrá en cuenta a los proponentes de buses de tecnologías limpias, por lo que los pliegos del proceso incluirán un porcentaje mínimo de buses a adquirir. Según prevén, exigirán que un 20 % o 30 % de flota sea eléctrica. Si los términos quedan así, esto significaría la llegada de entre 80 y 120 buses eléctricos, que se sumarán a los 917 buses diésel que conforman la flota del MIO.

Si bien los primeros buses que llegarán a Medellín y Cali no son del tamaño ni la cantidad de articulados y biarticulados que plantea el proceso en Bogotá, en ambos casos fueron las administraciones las que empujaron para que los buses incorporaran tecnologías cero emisiones.

>>> LEA: La guerra por los nuevos buses de Transmilenio

En el caso de Medellín, la licitación fue diseñada por Metroplús exclusivamente para este tipo de buses. En el de Cali, como se trataba de una cesión de buses entre operadores, “Metrocali le dijo al operador que no estaba interesado en buses diésel y le pidió que hiciera un esfuerzo para traer buses de energías limpias”, explican desde el sistema. Asimismo, la licitación para los buses del MIO, iguales a los articulados que traerá TM, sí incluye un porcentaje mínimo de buses eléctricos.

Entonces, ¿por qué en Bogotá no interesan tanto este tipo de buses? Una de las razones la explicó el alcalde Enrique Peñalosa en las semanas previas al inicio de la licitación, cuando indicó que solo había un oferente de esta tecnología con buses de piso alto (que garantiza el empate con las estaciones). No obstante, aunque solo se presentó un oferente (BYD) a la licitación, hubo otros fabricantes de buses eléctricos (Sunwin, Foton, Yutong Buses & Coaches, Zhongtong, Yinlong, DongFeng y Sinotruck) que en su momento intentaron acercarse al proceso. 

Además, el alcalde fue enfático en el tema de la infraestructura para este tipo de tecnología. Como actualmente no existen puntos de carga para vehículos eléctricos en los portales de TM, crear todo el ecosistema que requieren los buses habría aumentado los costos, y por ahí derecho la tarifa. Codensa quiso respaldar ese cambio, en un modelo similar al que usarán en Cali para agilizar la puesta en marcha de electrolineras para el sistema.

>>> Lea: ¿La hora del gas en licitación para renovar la flota de Transmilenio?

La infraestructura es una alianza entre EMCali y Celsia, que estará instalada en los patios de Blanco y Negro Masivo, operador que los traerá. Este es un proyecto excepcional porque se logró un acuerdo entre la ciudad y el operador para que se reestructuren los contratos de transporte que garanticen calidad de servicio al usuario sin que eso afecte el valor de la tarifa”, manifestó Eduardo Cando, uno de los promotores de la llegada de los 26 buses a Cali.

La otra tesis que se barajaba era que los buses eléctricos no tenían la suficiente fuerza y su motor era “una tecnología que no se había terminado de inventar”, como dijo Peñalosa durante un foro de movilidad en Bogotá. Pero, el único bus eléctrico que hay en Bogotá, y que desde hace año y medio transita por las troncales del sistema desde el Portal Suba, registró niveles de confiabilidad del 93 %. Incluso, la semana pasada llegó hasta Pereira, con una sola carga, desde el mismo portal ubicado en el noroccidente de la ciudad. El articulado subió el Alto de La Línea (eso sí, sin pasajeros), y llegó a la capital risaraldense con el 44 % de su carga para participar de un evento sobre movilidad sostenible.

824329

2018-11-18T20:18:53-05:00

article

2018-11-19T14:02:12-05:00

felipealttamar_82

none

Redacción Bogotá - [email protected]

Bogotá

Buses eléctricos: ¿por qué en Cali y Medellín sí, y en Bogotá no?

71

218222

218293