Por la cabeza de los capos en Bogotá

Mientras en el Congreso hubo debate de control político por la seguridad en la capital, el alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa y el Fiscal General Néstor Humberto Martínez acordaron tomar acciones para trabajar contra el crimen.

El alcalde Enrique Peñalosa se reunió con el Fiscal General Néstor Humberto Martínez para hablar sobre la seguridad en la capital.

La seguridad de Bogotá fue el tema del día para el Distrito. Y no es para menos. Aunque las estadísticas de las autoridades hablan de una mejoría en los indicadores de hurto y homicidio, la preocupación de los ciudadanos dice lo contrario: la percepción de inseguridad sigue siendo alta; las denuncias de nuevos “puntos calientes” en diferentes localidades vienen en aumento, y el problema de los habitantes de calle, que se dispersaron luego de la intervención del Bronx, aumenta el temor. Para tratar el tema, el Distrito participó este miércoles en dos eventos en los que se habló de la situación de la capital y surgieron compromisos.

Mientras en Cámara de Representantes, en un debate de control político (al que no asistió el alcalde Enrique Peñalosa), se le cuestionó a la administración el supuesto aumento de la inseguridad, en un encuentro entre el Fiscal General y Peñalosa, que se celebró en horas de la tarde, surgió un compromiso: trabajar de la mano para perseguir a los capos de las organizaciones responsables del crimen en Bogotá.

Debate de control político

La jornada comenzó en la mañana, en la Comisión Segunda de la Cámara de Representantes, que citó a debate de control político al alcalde Enrique Peñalosa; al ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, y el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, Hoover Penilla. El tema: la seguridad en la capital de la República.

Cómo ha sido habitual en lo corrido del año, el alcalde Peñalosa de nuevo no atendió la citación de la Cámara y envió como su delegado al secretario de seguridad, Daniel Mejía. Vale recordar, el alcalde no está obligado a asistir personalmente a las citaciones en la Cámara.

En el encuentro se habló del hurto, la intervención en el Bronx, las nuevas “zonas calientes” y preguntaron por las acciones que adelanta la administración para devolverles la tranquilidad a los ciudadanos. Por ejemplo, los congresistas denunciaron que se han detectado zonas en las que la inseguridad y los expendios de droga, según la ciudadanía, han aumentado.

Algunos de ellos son barrios como Arborizadora Alta, San Francisco, Marandú y Candelaria La Nueva, en la localidad de Ciudad Bolívar; Villa Cindy, Santa Cecilia y Lisboa, en Suba; El Amparo, María Paz, Timiza, Roma y Casa blanca, en Kennedy, y La Estrada, Las Ferias, Bosque Popular, Normadía y Engativá Pueblo, en Engativá. Esto sin contar con las quejas de los comerciantes, especialmente del sector de San Andresito, que vienen denunciando el incremento de los hurtos y el fleto en sus zonas.

Frente a esto, las autoridades señalaron vienen trabajando en nuevas estrategias para seguir disminuyendo los indicadores de inseguridad, no solo con acciones de policía, sino con la priorización de puntos clave.

Trabajo común con la Fiscalía

Luego del debate en la Cámara, en el Palacio Liévano se reunieron el alcalde Enrique Peñalosa y el Fiscal General Néstor Humberto Martínez. Al término del encuentro se trazaron un objetivo común: ir tras las cabezas de las organizaciones criminales que afectan la seguridad en la capital.

La reunión sirvió como acercamiento entre el fiscal y mandatario, quien ha sostenido que sin un trabajo de la justicia, en el que la Fiscalía logre que los jueces envíen a los delincuentes a la cárcel, cualquier esfuerzo en seguridad es infructuoso.

Al término del encuentro, Peñalosa se mostró satisfecho. “Fue un encuentro muy positivo. Estamos muy contentos de que la prioridad del Fiscal General sea la seguridad ciudadanas. Estamos viendo las diferentes maneras de cómo colaborar para que los delincuentes vayan a la cárcel y vamos a concentrarnos a llegar a las cabezas de las organizaciones criminales, que son responsables de la mayoría de delitos que afectan a los ciudadanos”, dijo.

Por su parte, el fiscal Martínez indicó que el trabajo se concentrará en judicializar a los grandes responsables del crimen. “Fue una reunión provechosa. No vamos a lograr doblegar el crimen si la Fiscalía no trabaja de la mano de los alcaldes en los municipios y hemos encontrado una gran receptividad del alcalde de Bogotá, que se van a traducir en acciones concretas”.

Para aprovechar la voluntad de la Fiscalía y del Distrito, como estrategia, ambos acordaron adelantar reuniones semanales, en el que participará un grupo institucional a compartir información recurrente sobre la tipología del crimen en la ciudad.

“Vamos a apostarle a llevar a los grande responsables del crimen en Bogotá ante los jueces, porque la única manera de doblegar el delito y devolverle la tranquilidad a los ciudadanos es llevar a los capos de las grandes organizaciones a responder por su concierto para delinquir en la ciudad. En la reunión hablaron de comportamientos criminales que se han identificado en la capital y que van a priorizar. Vamos a disponer de todos los recursos necesarios y esperamos que pronto podamos mostrar resultados”, concluyó Martínez.

Entre los acuerdos se encuentran reuniones semanales entre Alcaldía de Bogotá y la Fiscalía General de la Nación para establecer las estrategias que permitirán desarticular las estructuras criminales en la ciudad.

Por ahora, es claro que la preocupación por la seguridad de la capital permanece. Solo resta que el trabajo conjunto con la Fiscalía realmente muestre resultados.

Temas relacionados