Cada vez menos estudiantes en los colegios de Bogotá

Según el Distrito, cada vez las familias tienen menos hijos, o no tienen, y eso incide directamente en el número de estudiantes de los colegios.

Alcaldía de Bogotá

Una semana después del ingreso a clases, en Bogotá aún quedan 59.000 cupos en los colegios distritales, de acuerdo con el reporte de ayer al mediodía de la Secretaría de Educación Distrital (SED). La proyección que ha hecho ese despacho es tener una matrícula global de 860.000 niños y jóvenes estudiando (en colegios públicos, en concesión y privados contratados), por lo que aún hace falta un trabajo importante para lograr esa meta. Sin embargo, no es claro si se logrará, más allá de los esfuerzos que pueda hacer la Alcaldía, pues desde hace unos años la cifra de niños que estudian tiende a la baja.

La razón es la denominada “transición demográfica”: cada vez las familias tienen menos hijos (o no tienen), y eso incide directamente en el número de estudiantes de los colegios. Esa es la explicación que da la SED para entender las estadísticas. No es un fenómeno nuevo. El informe de la Misión Calidad para la Educación, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, dice que en Bogotá “se observa que en el primer decenio del siglo XXI la matrícula oficial a nivel distrital creció de manera importante, pero desde 2011 se viene reduciendo (...) La población de 5 a 17 años viene descendiendo desde 2009”. (Ver gráfico abajo).

La SED mantiene una serie de acciones entre las que está la llamada “matriculatón” del fin de semana pasado, cuando mantuvo puntos abiertos para matrículas en seis localidades: 4.027 niños y jóvenes fueron matriculados.

Un reto más grande, no obstante, radica en que aquellos que ingresan al sistema se mantengan en este. El mismo informe del PNUD indica que “si bien ha habido un avance para alcanzar la universalización en los últimos 10 años (el informe es de 2015), el sistema expulsa al 21% de los jóvenes en Bogotá en el paso del grado noveno al décimo”. Las razones van desde el desinterés por el estudio, la inseguridad o los malos tratos, pasando por la necesidad de trabajar o de ayudar en los oficios del hogar e, incluso, la falta de cupos cerca de la zona donde viven.

La respuesta de la SED ante estos retos es, de acuerdo con el plan de trabajo de la administración Peñalosa, hacer “un mapeo detallado de las necesidades de cada localidad en materia de cobertura e infraestructura, que permita el acceso y permanencia de niños al sistema público escolar, que esté articulado a la propuesta de equipamiento, que incluye 60 colegios nuevos”.

 

 

últimas noticias